Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presencia de heces cierra la piscina de Sumacàrcer

Tras la labor de desinfección, tiene previsto abrir hoy mismo

El Ayuntamiento de Sumacàrcer se ha visto forzado a cerrar la piscina municipal como consecuencia de una acción vandálica tras constatar la aparición de heces en el agua. La instalación tuvo que clausurarse el domingo y tras las labores de desinfección llevadas a cabo en las últimas 48 horas las autoridades locales tenían previsto reabrir hoy el recinto al público.

No se trata de un hecho aislado. El incivismo de algunos usuarios y las acciones vandálicas en otros casos han convertido la aparición de heces en el agua de algunas piscinas públicas en una situación bastante más corriente de lo que sería deseable. En Alzira sucedió en junio 2020, un mes en el que también se detectó en Alberic, aunque en este caso ocurrió por la acción involuntaria provocada por un niño. Más llamativo fue el caso de Castelló en 2018, cuando tuvo que cerrar hasta tres veces el recinto auático por acciones vandálicas.

De hecho en 2019, la proliferación de casos dio pie a investigar que se trataba de un reto viral que afectó a una decena de localidades de la provincia de Valencia, a una de Castellón, y a otras muchas a lo largo de la geografía española. En muchos casos, además de infectar el agua con deposiciones, se lanzaban macetas y mobiliario en las piscinas.

En Massanassa la presencia de heces en el agua obligó a cerrar la piscina pública hasta tres veces durante el verano. Ante los hechos, los ayuntamientos tomaron medidas para aumentar el control de las instalaciones para evitar problemas de salud pública.

Compartir el artículo

stats