Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los delitos crecen un 19 % en las principales ciudades de la Ribera

Sueca anota el mayor incremento con casi un 36 %

Control policial en uno de los accesos de Alzira, en una imagen de archivo. | PERALES IBORRA

Crece la delincuencia en la Ribera. El último informe del Ministerio de Interior sobre infracciones penales en las ciudades de más de 20.000 habitantes revela un repunte del 19 % durante el primer semestre de 2022 con respecto al mismo periodo del año anterior.

El balance de la primera mitad del presente ejercicio contabiliza en las grandes localidades (Alzira, Carcaixent, Algemesí, Sueca y Cullera) 3.704 delitos. El primer semestre de 2021, sin embargo, las autoridades atendieron 3.110 infracciones. De un año a otro, por tanto, han crecido un 19 %.

Por poblaciones, es Sueca la que ha registrado un mayor incremento entre los dos periodos analizados. De los 552 delitos que se cometieron en los primeros meses de 2021 se ha pasado a los 749 de este año (un 35,7 % más). Solo dos tipologías penales descendieron entre uno y otro ejercicio. Por un lado, las sustracciones de vehículos pasaron de 4 a 3; por otro, los robos con violencia e intimidación, de 10 a 4. Se produjeron, por contra, más delitos contra la libertad sexual (8 frente 3). Los hurtos crecieron un 51,2 % (de 86 a 130 y los robos con fuerza en propiedades privadas un 18,4 % (de 38 a 45). En este último caso, la mayoría fueron en domicilios. En la capital de la Ribera Baixa se produjo un asesinato y un intento de homicidio.

Pese a que cuenta con una población menor, Cullera registró durante el primer semestre más delitos que Sueca: 772. Esto supone un 12,9 % más que entre enero y junio de 2021. En su caso, se redujeron los suceso relacionados con el tráfico de drogas y los robos con fuerza en propiedades privadas. Los hurtos crecieron ligeramente (de 181 a 188). También se produjeron una decena de delitos de lesiones, otros tantos contra la libertad sexual y una quincena de robos con intimidación.

Mientras, en Alzira, los hechos delictivos aumentaron un 11,1 % entre el primer semestre de 2021 y el de 2022. Hasta junio se produjeron 1.127. Disminuyeron las infracciones relacionadas con lesiones, con la libertad sexual, los robos con fuerza en propiedad privada, las sustracciones de vehículos y el tráfico de drogas. Pese a ello, aumentaron todas aquellas que el informe no detalla, así como los robos con violencia (un 37,5 %) y los hurtos (24,4 %). También se produjeron un asesinato y un homicidio en grado de tentativa.

Las infracciones crecieron, en el caso de Algemesí, un 17,3 % entre los periodos analizados (de 451 a 529). Pese a registrarse menos delitos relacionados con el tráfico de drogas y los robos con violencia, el resto de tipologías se incrementaron. Los hurtos aumentaron un 44,4 % y los robos con fuerza en propiedades privadas, un 40 %. Los delitos contra la libertad sexual crecieron de 2 a 6. También se detectó un intento de asesinato.

Por último, Carcaixent registró unas cifras muy parecidas a Algemesí, aunque su número de habitantes es menor. Se cometieron 527 infracciones penales, frente a las 409 del primer semestre de 2021. Un aumento del 28,9 %. Carcaixent es la única de las grandes ciudades de la Ribera en la que se incrementaron todos los tipos delictivos. Las lesiones pasaron de 4 a 7; los delitos sexuales, de 1 a 6; las sustracciones de vehículos, de 1 a 5; el tráfico de drogas, de 3 a 4; los robos con fuerza en propiedades privadas, de 21 a 34. También destaca el crecimiento de los hurtos en un 45,7% (de 92 a 134).

Compartir el artículo

stats