Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Los ciudadanos, con acciones diarias, podemos detener el cambio climático»

? Andreu Escrivà presenta «Encara no és tard» y propone actitudes en favor del clima y el ecosistema

Andreu Escrivà y dani Muñoz, en la presentación del libro.

Andreu Escrivà y dani Muñoz, en la presentación del libro. levante-emv

El ambientólogo Andreu Escrivà, autor del libro «Encara no és tard», considera que los ciudadanos, con simples acciones cotidianas, pueden hacer más de lo que creen para detener el cambio climático y sus desastrosos efectos. Escrivà estuvo el martes en la Escola de Terra de Beniarjó para explicar de las actitudes personas que pueden contribuir a detener o reducir los efectos del calentamiento global del planeta.

En su opinión, y recordando el título del libro, el conjunto de los ciudadanos «aún estamos a tiempo de parar el cambio climático con acciones cotidianas, ya que las personas somos los responsables de las emisiones de gases» que lo producen.

Dani Muñoz, encargado de presentar el libro y colaborador del departamento de Gestión Responsable del Territorio del Ayuntamiento de Gandia, explicó que la lectura del libro es «ágil y fácil, y que esta obra ofrece recetas para detener el cambio climático «con un tono de optimismo».

Lo más importante, según Andreu Escrivà, es entender el cambio climático como un problema social que afecta el día a día de las vidas de los seres humanos. «El cambio climático debe ser visto como algo que va más allá de un problema ambiental», indicó. De hecho, dijo a los asistentes a la conferencia que la mayor parte del profesorado «no sabe explicar el cambio climático» y que los medios de comunicación «informan muy poco» sobre esta cuestión de actualidad mundial

En su opinión, una de las claves para detener el cambio climático «es que hay que hablar, hay que buscar referentes para que la ciudadanía hable y tome conciencia del problema». También considera necesario que se forma «una ciudadanía responsable» y «ganar batallas legales por el clima, apostar por las energías renovables y restaurar ecosistemas».

Algunos ejemplos que citó Escrivà fue cambiar de dieta, reduciendo el consumo de carne y evitar tirar alimentos a la basura. También, en aquellos lugares donde la calidad lo permita, beber agua del grifo, ya que el proceso de captación y transporte de la embotellada «emite mil veces más CO2 que el consumo del agua potable del grifo».

Menos optimista fue Andreu Escrivà cuando habló de la situación vulnerable del territorio valenciano ante el cambio climático ya que su economía depende del tiempo y las temperaturas, algo que afecta a la agricultura y al turismo.

Como vienen advirtiendo muchos expertos desde hace décadas, el ambientólogo autor de «Encara no és tard» indicó que un aumento de las temperaturas o del nivel del mar sería desastroso para el territorio de la Comunitat Valenciana».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats