13 de febrero de 2019
13.02.2019

Hasta última hora, el PP de Oliva distorsionando

12.02.2019 | 20:38

Desde Proyecte Oliva creemos que el Partido Popular, por mucho que el sr. Canet, de Compromís, pretenda hacerlo bueno, ha tenido una actitud distorsionadora de la realidad durante toda la legislatura.

Parece irónico que un PP que está presentando mociones vagas y llenas de obviedades respecto a la agricultura -ahora que sabe que es un tema cadente- pretenda hacernos creer que somos nosotros quienes no hemos propuesto nada.

Se atreve, el sr. Salvador Llopis, Cota, a decir que las cámaras de seguridad se instalaron desde que «abandonamos» agricultura. Si usted es un lector informado en esta materia posiblemente se le escape alguna carcajada al leer su artículo de opinión de ayer. Por si no lo estuviera, le daremos datos: Projecte Oliva presentó esta propuesta durante la campaña electoral de 2015. Desde que asumimos la concejalía de Agricultura trabajamos estudiando distintos modelos de instalación de videovigilancia en el campo, siendo el de Xeresa el más similar a lo que aspirábamos para Oliva. Los trámites se iniciaron el 10 de mayo de 2017, con informe preceptivo de la Policia Local, entre otros muchos pasos que siguieron con la solicitud de la autorización a la Delegación del Gobierno, el 23 de febrero de 2018, poniéndose en funcionamiento la cámara instalada en el Camí del Pujalet a finales de diciembre. Del Motor de Andón tenemos la autorización de Delegación del Gobierno y de los propietarios, solo falta que se dote de presupuesto para ponerla en funcionamiento. (Esto refuerza el argumento que ahora explicaremos sobre el aumento de la partida económica de Agricultura).

Valga esta farragosa sucesión de fechas para que usted, lector, se percate de cómo un PP de Oliva vacío de ideas pretende distorsionar una realidad que si fueran justos no se atreverían a pervertir.

La segunda parte del artículo del portavoz del PP nos dice que nosotros, Projecte Oliva, pretendemos «aplicar una fórmula mágica de exigir dedicar los ingresos en IBI rústico a la partida de agricultura sabiendo que esos ingresos son insuficientes». Acto seguido, con «tremenda congruencia», permítanme la ironía, se atreven a presentar, eso sí, su fórmula definitiva: quitar el IBI Rústico. Les damos más datos: actualmente la partida de Agricultura tiene un presupuesto anual 53.000 euros, y lo que proponemos es que lo que se recaude en IBI Rústico se destine a mejorar las condiciones del término, dedicando entonces 150.000 euros para poder seguir instalando más cámaras de seguridad, disponer más medios al arreglo de caminos , ayudar económicamente a los cazadores que regulan la población de jabalís y posibilitar la contratación de vigilancia para evitar robos en el campo. Sobre las cámaras de vigilancia se informó en este mismo periódico en un artículo publicado el 19 de diciembre de 2018.

Aquí nadie tiene «fórmulas mágicas», pero Projecte Oliva trabaja para buscar soluciones escuchando a los afectados, que son los agricultores, de nuestra ciudad. Frente a ello, el PP nos quiere hacer creer que, ellos, presentando dos mociones, solucionarán los problemas.

Rigurosamente, el 28 de junio ya se debatió esta problemática de los jabalís en el Pleno Municipal, cuando Gabriel Oltra, como concejal de Agricultura en aquel momento, presentó una moción de la Mancomunitat de Municipis de la Safor que nació a raíz de la reunión que convocamos en Oliva el 10 de mayo con concejales de agricultura de la Safor para abordar la problemática del jabalí en nuestros términos con la vocación de que nuestros problemas fueran escuchados por la Generalitat Valenciana.

Su artículo, Sr. Llopis, termina apropiándose de las propuestas que nosotros hemos venido presentando durante estos años. Nosotros las seguimos trabajando. Ellos seguirán hablando y hablando? y hablando. Al menos, felicitémonos de que nuestras propuestas las consideren válidas e interesantes. Buena señal.

Y le agradecemos, Sr. Llopis, la oportunidad que nos ha brindado para volver a exponer lo realizado en agricultura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook