26 de marzo de 2019
26.03.2019

Primer atropello de un patinete eléctrico con consecuencias graves en Gandia

Una mujer de 80 años tuvo que ser trasladada ayer al hospital con un fuerte golpe en la cabeza al ser arrollada cuando acompañaba a su nieto al colegio - El incidente ocurrió en una calle peatonal y la conductora llevaba a su hija en el vehículo

25.03.2019 | 21:03
Primer atropello de un patinete eléctrico con consecuencias graves en Gandia

Era cuestión de tiempo y ocurrió ayer. Una mujer de 80 años tuvo que ser atendida de un fuerte golpe en la cabeza, requiriendo su traslado al hospital comarcal Francesc de Borja, tras haber sido atropellada por un patinete eléctrico que circulaba por una calle de Gandia.

Este atropello es el primero del que se tiene noticia en la ciudad de Gandia con consecuencias graves. En al menos dos ocasiones anteriores, una el Grau y otra en la playa, hubo encontronazos entre peatones y personas que circulaban con estos vehículos, pero en aquellas ocasiones, ambas el pasado verano sin que fuese necesaria la intervención de personal sanitario, al no haber heridos.

El suceso de ayer ocurrió alrededor de las 9 de la mañana en la calle peatonal que discurre junto al parque de l'Estació. La mujer mayor caminaba en dirección a la calle del Magistrat Català junto a su nieto, al que acompañaba para dejarlo en la puerta del colegio. Por detrás, sin que pudiera verla, circulaba otra mujer de 40 años que, en un patinete eléctrico, también llevaba a su hija al colegio.

Según relataron a este periódico testigos presenciales y fuentes de la Policía Local, la conductora del patinete intentó adelantar, pasando entre la mujer y su nieto, momento en que la anciana realizó un movimiento y se produjo el arrollamiento. La mujer cayó al suelo y se golpeó en la cabeza, señalando que estaba mareada pero sin perder el conocimiento.

Personal sanitario de una clínica situada junto al lugar donde ocurrió el atropello salieron inmediatamente y atendieron a la herida, a la que sentaron en una silla de ruedas hasta que llegó una ambulancia para trasladarla al hospital con la intención de analizar la envergadura de las lesiones sufridas.

Silenciosos y a mucha velocidad

Este caso vuelve a poner de manifiesto el problema que se plantea con los ya cientos de patinetes eléctricos que circulan cada día por Gandia, la mayoría de ellos por áreas peatonales, adelantando a los viandantes sin emitir ninguna señala de alarma que permita a los viandantes percatarse de su presencia.

Son justamente esas circunstancias, las de la velocidad del patinete y la de no percibir su presencia, lo que figura entre las causas del atropello de ayer en esta ciudad. Y es que, como es perfectamente visible, algunos de estos aparatos ya alcanzan velocidades que superan en mucho a las de las bicicletas, convirtiendo su presencia, junto a decenas de viandantes, en un auténtico riesgo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook