17 de septiembre de 2019
17.09.2019

Atacan con mensajes racistas el mural de Gandia en favor de los saharauis

Las obras fueron elaboradas durante el encuentro PaRedes, que tuvo lugar el pasado agosto en el colegio Joan XXIII El ayuntamiento condena la agresión y el artista la repondrá en breve

16.09.2019 | 21:41

Los murales que en los últimos años han sido plasmados en muchos puntos de la ciudad de Gandia y el Grau han vuelto a ser objeto de sabotaje. Ocurrió durante el pasado fin de semana y en esta ocasión le ha tocado a dos obras que recientemente se instalaron en el muro exterior del colegio Joan XXIII dentro del encuentro PaRedes. En concreto han sido dos las pinturas que han sufrido el ataque y ambas están relacionadas con el mismo tema, ya que muestran a niños saharauis de los campamentos de Tinduf.

Curiosamente, en el entorno de estos dos diseños hay otros dibujos, ya que el encuentro PaRedes realizó varios murales durante toda una semana. Pese a ello, solo los dos que aluden a la situación de los niños y niñas saharauis han sido objeto de los vándalos. Esto hace pensar al ayuntamiento de que puede tratarse de un ataque de tinte racista.

Las dos imágenes están realizadas con la técnica del vinilo. Se trata de un material resistente que se pega en la pared. En la primera aparece un grupo de niños en blanco y negro. Sobre esta obra, los vándalos han realizado una pintada con esprai en la que se puede leer: «Os vamos a sustituir, blancos de mierda». En la otra, que está justo en la esquina opuesta, aparece un niño con una pelota en la mano. En este caso, el ataque ha consistido en arrancar un trozo del vinilo justo donde se ve la cara del menor.

El concejal de Cultura, Nahuel González, condenó ayer el ataque y lamentó «la intolerancia de quienes atacan el arte, que es una forma de expresión social». El edil aseguró que «vamos a seguir apostando por este tipo de iniciativas» porque «hay que seguir con la defensa de los derechos sociales de las personas». El concejal confirmó que el autor procederá a su reparación en los próximos días.


Tercer ataque a los murales

A lo largo de la pasada legislatura y también en el principio de la presente, se pintaron o instalaron en la ciudad de Gandia cerca de una treintena de murales entre la iniciativa Serpis Urban Art y el encuentro PaRedes. En todo este tiempo casi ninguno ha sufrido ataques vandálicos. Los únicos que han sido objeto de la intolerancia de los vándalos son los que aluden a la defensa de los derechos del colectivo LGTBI y los que aluden a los niños saharauis.

En el primero de los casos, la lámina «Love is Love» que se encuentra en frente al colegio Gregori Mayans y que representa a dos mujeres dándose un beso, ha sido atacada en dos ocasiones. En la primera se les tapó la cara con esprai de color blanco. Solo unos días después, alguien lo remató pintando un corazón con color morado y el símbolo femenino. Eso fue en 2018. Justo un año después, en agosto de este 2019,volvía a ser atacado. En este caso se utilizó un material pegajoso con el que se dibujaba un círculo rodeando las dos cabezas y una X que tachaba y censuraba el gesto de las dos mujeres. En ambos caso, el autor ha repuesto la pintura.

Es cierto que algunos murales están en altura y es complicado que los ataquen, pero hay otros a pie de acera que siguen intactos. Curiosamente, los dos que han sufrido vandalismo tienen una fuerte carga ideológica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook