Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

La oposición "gobierna" el pleno de Tavernes

Los partidos formulan más de 20 preguntas en la última sesión - Algunos de los temas fueron repetidos por diferentes grupos

Los concejales del Ayuntamiento de Tavernes, en un pleno de esta legislatura.

Los concejales del Ayuntamiento de Tavernes, en un pleno de esta legislatura. XIMO FERRI

La noche del pasado lunes se celebró el pleno ordinario del mes de octubre en el Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna. La sesión duró algo más de dos horas, lo que se considera largo para lo que suele ser habitual en esta localidad. Es cierto que en septiembre, debido a las fiestas locales, no hay convocatoria. Lo extraño es que en el orden del día tampoco había tantos puntos como para que se prolongara tanto.

En realidad, se debatieron seis cuestiones, en las que hubo diferentes tiempos de réplicas y contrarréplicas que, en todo caso, tampoco fueron exagerados. A su vez, en el apartado de información, el alcalde dio cuenta de hasta ocho resoluciones, aunque lo hizo en un tiempo que no superó los cinco o seis minutos.

Mirando el histórico de sesiones, los plenos de Tavernes solían estar en torno a la hora y poco de duración en pasadas legislaturas. Las excepciones eran aquellos plenos donde se debatían cuestiones importantes como los presupuestos u obras como el colector, entre otros ejemplos.

La primera parte de la sesión del lunes duró algo más de 45 minutos. El resto, es decir, más de una hora y veinte minutos, estuvo destinada al apartado de ruegos y preguntas de la oposición. El PP, PSPV, Ciudadanos y l'Esquerra de Tavernes sometieron a los concejales del ejecutivo a una larga batería de cuestiones sobre diferentes asuntos de actualidad en la localidad.

La tónica viene siendo habitual en esta legislatura. En el pleno de agosto, el primero «efectivo» de la legislatura, la parte dispositiva duró apenas 20 minutos, mientras que los otros 50 minutos se destinaron a la formulación y respuesta de preguntas.

En la sesión de este lunes, los ediles de la oposición solicitaron la respuesta a 24 temas, que fueron expresados tanto en forma de ruego como de pregunta. Hubo cuestiones, como el de peatonalización del centro, que salió hasta en tres ocasiones por diferentes partidos (PP, Cs y l'Esquerra), o la inclusión del instituto Jaume II el Just de Tavernes en el Pla Edificant, por el que cuestionaron dos ediles (PP y PSPV).

Muchos de los temas ya habían sido respondidos en días anteriores por el Gobierno local, especialmente en el espacio radiofónico en el que participó el alcalde el viernes. Pero el objetivo de las preguntas de la oposición, en ocasiones, es el de marcar un posicionamiento respecto a los diferentes temas de la actualidad en un foro de máxima representación ciudadana como es el pleno, de ahí que no duden en repetir temas, pese a que ya hayan sido planteados.

Tras la ronda de preguntas, se inició un periodo de una hora completa en la que los ediles del Ejecutivo estuvieron respondiendo. El alcalde, Sergi González, incluso dio turno de contrarréplica al final, algo que no era habitual con el anterior primer edil, Jordi Juan, y que aún alargó más un pleno con buena entrada de público.

Los partidos de la oposición de Tavernes quieren mantener atados bien en corto cada uno de los aspectos de la gestión del Gobierno local de Compromís, sabiendo que, con su mayoría en el pleno, tienen a mano bloquear cuestiones que consideren que no se ajustan a lo que demanda la ciudadanía.

Uno de los ediles que más activo se está mostrando es Zeus Grau. Conocedor como es de que su posición de único representante de esta plataforma en el pleno, aprovecha las sesiones -y las redes sociales- para ganar visibilidad e incluso desmarcarse, con votos en contra o abstenciones, de cuestiones sin aparente carga ideológica. En la sesión del pasado lunes llegó a realizar nueve preguntas y un ruego, tres de ellas referentes a los «bous al carrer». Además decía trasladar temas que le solicitaban los vecinos. Tras él, Ciudadanos, con dos representantes, formuló ocho ruegos y preguntas, mientras que el PP presentó seis y la concejala del PSPV, Lara Romero, una sobre el Edificant.

El tema de la peatonalización de la plaza Major fue formulado de tres maneras diferentes. Los populares criticaban la falta de información y afeaban que no se les entregara la documentación. El portavoz de Cs, Carlos Gimeno, reclamaba una comisión de todos los partidos para tratar esta cuestión, mientras que Zeus Grau, de l'Esquerra, trasladaba la preocupación de los vecinos de las calles Sant Josep y Sante Pere por el cambio del sentido del tráfico.

Compartir el artículo

stats