Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oliva bonifica hasta un 95% el impuesto de transmisiones por herencia

El ayuntamiento deja de ingresar 270.457 euros que suplirá echando mano del superávit La mayor reducción se produce entre padres e hijos y en el caso de que sea la vivienda habitual

Ana Morell, vicealcaldesa y concejala de Hacienda de Oliva. | LEVANTE-EMV

El Ayuntamiento de Oliva ha decidido aplicar cuantiosas bonificaciones en el impuesto de transmisiones patrimoniales, siempre que se producen por herencia, con porcentajes que oscilan entre el 30 y el 95 por ciento de su valor. Esa decisión, según anunció el departamento de Hacienda que dirige la vicealcaldesa Ana Morell, supondrá una reducción de ingresos de 270.457 euros que se complementará echando mano de los ahorros municipales y así poder mantener las inversiones previstas.

La propuesta, planteada por el Gobierno local, permitirá bonificar desde ahora el llamado «impuesto de plusvalía» por herencia, que se paga solo cuando el patrimonio que se recibe ha visto incrementado su valor respecto al momento en que fue adquirido por quien ahora lo transmite.

Según señaló Ana Morell, se bonificarán todas las transmisiones por «mortis causa» que se produzcan de padres a hijos en porcentajes que varían en función del valor catastral y de si el receptor forma está incluido entre los grupos de personas vulnerables.

Según los cálculos realizados por el departamento municipal de Hacienda, con esta medida el 30% de la población se beneficiaría de una bonificación del 95% para vivienda habitual y del 70% para los otros inmuebles. Otro 38% de la población vería rebajado en un 75% el pago por vivienda habitual y un 60% en los otros inmuebles. El 22% de las transmisiones se rebajarían un 50% para vivienda habitual y del 40% para otros inmuebles. Y el restante el 10% de la población se beneficiaría de una bonificación del 30%.

En todos los casos las bonificaciones se verán incrementadas respecto al momento actual, ya que la ordenanza municipal en vigor contempla una bonificación máxima del 20%.

Ana Morell explicó ayer que las bonificaciones máximas se dirigen a los colectivos más vulnerables, como las personas con diversidad funcional. Para aquellos que presentan un grado de discapacidad igual o superior al 75% se beneficiaran del máximo permitido por ley, el 95%, dado que el ayuntamiento no tiene competencias para suprimir totalmente el impuesto.

Este año Oliva ya aplicó una reducción del 6% del tipo impositivo del IBI, y Ana Morell recordó ayer que, como ahora, aquella decisión también se adoptó «conscientes de las dificultades económicas que ha provocado esta pandemia sanitaria». «El objetivo es reducir la presión fiscal en estos momentos tan complicados», añadió.

Mantenimiento de la inversión

Respecto a la disminución de ingresos en el presupuesto de 2021, Morell señala que esos 270.457 euros menos «no van a suponer en ningún caso una disminución de las inversiones para este año, ya que, conforme se ha anunciado en diversas ocasiones, las inversiones se financiarán con el superávit municipal».

Según informa el ayuntamiento en un comunicado, esta propuesta de reducir la presión fiscal mediante la disminución del impuesto de transmisiones fue aprobada en la Comisión de Hacienda con los votos favorables de los dos grupos que forman el Gobierno local olivense, Compromís y PSOE y la abstención de resto de formaciones políticas. El tema se tendrá que aprobar ahora en sesión plenaria de la corporación.

«En estos tiempos de crisis es el momento de la intervención en la economía por parte de las administraciones públicas, reduciendo la presión fiscal e incrementando las inversiones públicas y así lo ha entendido el gobierno municipal y la ciudadanía», concluye la concejala de Hacienda.

Compartir el artículo

stats