El sencillo altar en memoria de Alexéi Navalni que sorprende a los gandienses

El homenaje al opositor ruso fallecido en una remota cárcel ha sido instalado en el transitado parque de Ausiàs March

Sergi Sapena

Numerosos gandienses que desde la noche del domingo transitan por el parque de Ausiàs March, separado del paseo de les Germanies por la pasarela peatonal, se acercan a los pies de la escultura 'l'Arbre del Tirant', que rinde homenaje a la inmortal novela de Joan Martorell, para interesarse por un pequeño altar que allí ha quedado instalado. Junto al montaje, se aprecia inmediatamente la fotografía del opositor ruso Alexéi Navalni, que ha fallecido en una remota prisión situada cincuenta kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, según informaron las autoridades rusas el pasado viernes.

Navalni constituía la imagen de oposición al régimen dictatorial de Putin, que rige los destinos de Rusia sin contemplaciones a la hora de reprimir cualquier atisbo de contestación o de oposición. De hecho, Navalni es uno más de quienes se atrevieron a desafiar el poder absoluto de Putin que ha acabado muerto en circunstancias extrañas. Muchos, incluidos gobiernos occidentales, no dudan de que, en realidad, se trata de un asesinato más ordenado por el inquilino del Kremlin.

El altar gandiense incluye la imagen de Navalni rodeada de unos cuantos ramos de flores y de velas encendidas que los paseantes observan con una cierta distancia. Algunos, sin duda los más curiosos, alcanzan a leer el texto que, en ruso y en castellano, explica el motivo de este altar-homenaje.

"Alexéi Navalni es un símbolo de la lucha por la justicia en la Rusia contemporánea. Navalni destacó por su valentía y perseverancia. Su vida nos recuerda la importancia del valor civil y la responsabilidad personal frente a la injusticia. Alexéi Navalni permanecerá como una eterna inspiración para todos aquellos que valoran la libertad y aspiran a una sociedad justa".

De las varias personas que han pasado este mediodía por allí nadie sabe quién es el autor del homenaje, si bien la mayoría consideran que puede que algunos ciudadanos rusos que viven en Gandia y la Safor hayan sentido la indignación de esta muerte y expresen así sus ansias de que el país recupere algún día la libertad y la democracia.