La reproducción asistida es una opción para las parejas y familias que tienen problemas de fecundación. De hecho, en la actualidad, el 9,5% de los nacimientos en España se realizan a través de esta técnica, según acreditan los datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y el Ministerio de Sanidad. La cifra contrasta con la de otros países europeos – Italia o Portugal son algunos ejemplos – donde el porcentaje cae al 3 % del total de nacimientos. 

Sin embargo, la reproducción asistida es también una técnica que permite a los futuros progenitores – sin problemas de fertilidad, pero con otras enfermedades que pueden transmitir genéticamente – concebir “un bebé sano”. 

Esta es la filosofía que persiguen en Next Fertility, un grupo internacional de reproducción asistida, cuya clínica se localiza en la ciudad de València, además de otras dos en Sevilla y Murcia. “Los recursos genéticos son una herramienta para evitar que un bebé nazca con una enfermedad”, reconoce el doctor Luis Quinero, director médico de la clínica en València. 

El grupo cuenta, además, con el mayor banco de semen de España – está situado en Granada – y dispone de más de 105 trabajadores. 

La filosofía de Next Fertility

Next Fertility desembarca en València avalada por una amplia trayectoria en otros nueve países europeos como Italia, Alemania, Suiza, Austria o Países Bajos, entre otros. 

👉¿Quedarte embarazada no está siendo tan fácil como pensabas? Tranquila porque es normal. ➡️Según diversos estudios,...

Posted by Next Fertility Spain on Wednesday, June 15, 2022

En su relación con los pacientes, la clínica busca ofrecer el mejor trato posible. Para ello, su actividad y filosofía están basadas en tres pilares fundamentales: 

  • La calidad asistencial, situando a los pacientes como su principal razón de ser. 
  • La tecnología más innovadora, gracias a su apuesta constante por mantenerse en la vanguardia tecnológica. 
  • La experiencia de su equipo de profesionales, con más de veinte años de trayectoria en el sector de la reproducción asistida. 

Convivencia durante todo el proceso

La filosofía principal de Netx Fertility es centrarse en el paciente para acompañarlo durante todo el proceso, dándole su apoyo y consejos para vivir el día a día. “Mi trabajo es acompañar a la mujer o la pareja durante todo el tratamiento”, explica Eva María, jefa de enfermería de la clínica en València. Lleva más de 20 años de experiencia, “acompañándoles en el camino de cumplir su sueño: tener un bebé sano”. 

Next Fertility es un grupo internacional de reproducción asistida presente en nueve países de Europa. ED

En este sentido, el personal de enfermería participa en todos los pasos del tratamiento: procesos organizativos, toma de muestras biológicas, colaboración con el médico en la consulta, formando parte activa del equipo de quirófano o realizando los cuidados posoperatorios.

La genética como herramienta

Dentro del campo de la reproducción asistida, los recursos genéticos son una herramienta para favorecer la concepción de un bebé sano. Next Fertility ofrece, entre su amplio catálogo de servicios, el test de portadores y matching genético – también conocido como pruebas de incompatibilidad genética - o el diagnóstico genético en el embrión antes de la implantación. 

“Esto nos permite valorar la posibilidad de tener un hijo sano cuando alguno de los progenitores es portador de una enfermedad que se transmite de forma hereditaria o cuando las causas genéticas alteran la fertilidad – apunta Quintero -. Pero la reproducción asistida no es un proceso para concebir bebés a la carta”. 

¿Cuándo recurrir a la reproducción asistida?

La doctora Rita Viñoles, ginecóloga especialista en reproducción, apunta que la infertilidad afecta a un 10 o 15% de las parejas, es decir, a 60 o 80 millones de personas a nivel mundial

El retraso de la edad de gestación afecta a la capacidad de gestación de las mujeres porque “se ha idealizado que la maternidad puede darse a cualquier edad y esto no es así”, afirma. “La edad ideal es entre los 20 y los 30 años, es cuando las mujeres tenemos los mejores óvulos”. 

En esta línea, el perfil mayoritario de los pacientes que recurren a los servicios de la clínica Next Fertility son parejas de entre 35 y 45 años de edad con dificultades para lograr un embarazo y que, además, solicitan una alternativa a los tratamientos del sistema público de salud; aunque es cierto que la compañía atiende a personas de diferentes perfiles. 

Fachada de la nueva clínica Next Fertility abierta en València. ED

Según el doctor Antonio Forgiarini, ginecólogo de Next Fertility, muchas personas tienen que recurrir “a la donación de ovocitos o espermatozoides cuando es muy difícil llegar a obtener un embarazo con los gametos propios”. 

Aunque cada caso se estudia de forma individualizada, se suelen recomendar los tratamientos con donación de gametos cuando existe una insuficiencia ovárica o de espermatozoides – bien sea por edad avanzada, por enfermedad o bien por algunos tratamientos tóxicos -, alteraciones genéticas o en el caso de familias monoparentales o parejas sin componente masculino. 

En la actualidad, según aseguran desde la clínica, entre el 12 y el 20% de los recién nacidos a través de técnicas de reproducción asistida derivan de la donación de gametos. “Es una técnica muy segura y muy eficaz en la que el grado de éxito es altísimo”, asegura con convicción Forgiarini. 

Además, en las clínicas Next Fertility la selección de los donantes se realiza según los rasgos fenotípicos de los pacientes (color de piel, cabello, ojos, altura...), teniendo en cuenta también su grupo sanguíneo o el perfil genético. Sin embargo, cuando hablamos del parecido de los bebés con los futuros padres, hoy en día hay que añadir el concepto de epigenética. Gracias a esta ciencia sabemos que gran parte de la información genética del bebé se ve influenciada por factores ambientales durante el desarrollo y vida de cada persona, incluso la expresión de los genes se verá afectada por el ambiente uterino durante el periodo de la gestación en el vientre materno. Además, no todo es la genética, hay que sumar las costumbres, valores y gestualidad que el niño adquiere observando a su familia”.