19 de octubre de 2010
19.10.2010

La sangre de Luis XVI tenía ADN azul

19.10.2010 | 02:00
La sangre de Luis XVI tenía ADN azul

Restos de un pañuelo mojado en una calabaza. Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han recuperado ADN de la supuesta sangre del rey francés Luis XVI que, según un escrito de la época, se conservaba en una calabaza propiedad de la familia Bolonia tras su decapitación en 1793.

?
Un equipo de científicos españoles ha localizado el ADN de Luis XVI, rey francés que fue ejecutado en la guillotina el 21 de enero de 1793, que demuestra que tenía los ojos azules, como indican los cuadros de la época. Los investigadores, pertenecientes al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), recuperaron la supuesta sangre del rey francés de una calabaza seca en la que se guardó un pañuelo manchado con ella después de aguillotinarle.
Ahora, "la única forma de demostrar que efectivamente se trata del rey francés es comparando el cromosoma Y con el perfil genético del corazón momificado atribuido a su hijo Luis XVII", explicó el coordinador del trabajo, Carles Lalueza-Fox.

Un raro linaje y ojos celeste
La calabaza en la que se conservaba la sangre era propiedad de la familia Bolonia. Según informó el CSIC, los resultados obtenidos en las pruebas demuestran que pertenecía a un varón europeo y que sus datos genéticos proceden de un linaje difícil de encontrar en las bases de datos actuales.
"El ADN mitocondrial corresponde a un raro linaje N1b, presente en sólo dos europeos de un total de casi 21.000 estudiados. El Y corresponde a un linaje G2a no descrito entres 21.800 europeos analizados", señaló Lalueza-Fox.
El individuo al que pertenecía la sangre de la calabaza tenía la mutación genética que determina el color azul en los ojos (localizada en el gen HERC2). Los retratos pintados de la época -entre los que destacan los que realizaron Antoine-François Callet en 1786 y Joseph-Siffred Duplessis en 1777- indican que Luis XVI tenía ese color de ojos.
Lalueza-Fox explicó que ahora la "única forma de demostrar que efectivamente se trata del rey francés es comparando el cromosoma Y con el perfil genético del corazón momificado atribuido a su hijo Luis XVII", que se conserva en la Basílica de Saint-Denis, en París. El CSIC intentó encontrar a otros parientes del monarca, según Lalueza-Fox, pero sin éxito.

Un recuerdo ¿para Napoleón?
El 21 de enero de 1793, Luis XVI fue ejecutado en la guillotina por conspirar contra la libertad de la nación y tras un intento de fuga. Según las crónicas de la época, muchos ciudadanos subieron al cadalso a mojar sus pañuelos en la sangre del monarca.
Uno de esos pañuelos pertenecía a Maximilien Bourdaloue, y fue guardado en una calabaza seca, según se relata en un texto tallado en la propia piel del fruto, con la intención de venderla por 500 francos a El Águila, apodo que supuestamente podría hacer referencia a un joven Napoleón.
"Lo más interesante es el texto escrito" en el que se explica la historia porque, aunque no se conservan trozos de la tela, la historia ha llevado a los expertos a analizar la sustancia marrón del interior de la calabaza, que podría ser sangre del rey.

Valorada en dos millones
Además de la leyenda sobre el rey decapitado y los pañuelos mojados en su sangre, la calabaza -un objeto que en la actualidad está valorado en dos millones de euros- muestra los retratos de varios protagonistas de la revolución francesa, como George Danton, Maximilien Robespierre, Camilla Desmoulins, Louis-Sébastien Mercier, Jean-Paul Marat, la reina María Antonieta y el propio Luis XVI.

La guillotina segó la vida del rey y María Antonieta

Luis XVI (Versalles, Francia, 1754-París, 1793) fue rey de Francia y duque de Berry. Nieto de Luis XV, en 1770 contrajo matrimonio con la archiduquesa María Antonieta. Subió al trono francés en 1774, cuando contaba 20 años de edad, como sucesor de su abuelo. El 14 de julio de 1789 tuvo lugar la toma de la Bastilla. Tras el levantamiento de octubre, se instaló en París y fingió aceptar la Constitución de 1790. Sin embargo, tras su aparente conformidad, Luis XVI protagonizó varias conspiraciones y pidió ayuda a los monarcas extranjeros para intentar huir de Francia. Fue capturado en Varennes. Luis XVI subió al cadalso construido en lo que hoy es la plaza de la Concordia de París el 21 de enero de 1793. María Antonieta corrió la misma suerte meses después, el 16 de octubre del mismo año. levante-emv valencia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine