Agentes de la Guardia Civil han detenido en varias localidades de Valencia a cuatro miembros de una banda como presuntos autores de los delitos de pertenencia a organización criminal, detención ilegal y tráfico de drogas, por el intento de secuestro de un camionero para recuperar 1.861 kilos de cocaína que llevaba oculta sin saberlo.

Según un comunicado del Cuerpo Armado, los hechos sucedieron el pasado 16 de junio de 2020 cuando un camionero estaba haciendo un descanso en la conducción hasta la hora en la que debía entregar una carga de zumo de piña en una importante empresa la provincia de Valencia.

Cuando se dirigía a su camión cargado con un contenedor que había recogido esa mañana en el Puerto de Valencia, varios hombres le ofrecieron una gran cantidad de dinero si les permitía llevarse el camión.

Ante su negativa varias personas trataron de secuestrarle y lo introdujeron en el interior de una furgoneta pero la gran resistencia que opuso y la alarma causada por el forcejeo entre otros clientes que se encontraban en el establecimiento, hizo que los secuestradores cesaron en su empeño.

Tras revisar la carga que transportaba el contenedor, la Guardia Civil encontró 1.861 kilos de cocaína en bolsas de color negro ocultas con el resto de la mercancía.

Las investigaciones de la Guardia Civil han dado como resultado la identificación y detención de cuatro integrantes de esta organización, tres de ellos vinculados a la operativa del transporte de contenedores en el Puerto de Valencia.

Según se deriva de las investigaciones, el intento de secuestro se llevó a cabo por un error en la adjudicación del contenedor a la empresa que debía transportar el zumo de piña.

La empresa de transporte debía desviar el contenedor hasta un punto acordado, extraer la cocaína que transportaba y posteriormente entregar la mercancía en su destino.

Tras el error y ante la posible pérdida de los 1.861 kilos de cocaína, la organización trató de secuestrar al conductor del camión que desconocía la carga oculta que transportaba.

Te puede interesar:

Uno de los detenidos ha permanecido durante un tiempo oculto en un país europeo hasta que pensó que ya no corría peligro de ser identificado y posteriormente detenido.

Las detenciones se han llevado a cabo en Museros, Rocafort y Valencia.