Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

El eterno retorno de los Yomus

En 1993, el grupo ultra sufrió una escisión con la aparición del Gol Gran y en 2011 volvió a ganar cuerpo siendo el núcleo fuerte de la Curva Nord

El eterno retorno de los Yomus

Con tres décadas y media de existencia, una fecha es clave para entender la vigente fortaleza de los Yomus, los radicales de extrema derecha que encabezan la animación en Mestalla y que esta semana protagonizaron agresiones a manifestantes y periodistas que acudieron a la marcha nacionalista del 9 d´Octubre.

La creación en 2011 de la Curva Nord transformó un grupo que no sobrepasaba los cien miembros, controlados policialmente, en un colectivo que se erigiría como portavoz de una masa voluble que llegó a tener hasta tres mil afiliados.

La iniciativa del club de potenciar la animación, aunando en una nueva marca a las dos principales grupos ultras, pareció un éxito en el corto plazo, con atmósfera pasional y promesa de violencia cero. Con el tiempo, Yomus se hizo con el control total tras una guerra interna y el club intentó detener la deriva hasta con la expulsión de los principales cabecillas por parte de Layhoon Chan.

Una medida valiente respondida con una intimidación que silenció la temporada pasada la grada joven hasta que Anil Murthy, nuevo presidente, decidió readmitirlos en un intento de suavizar las relaciones del club con la Curva Nord. La mayoría de directivas ha tenido complicidad con los radicales.

Los Yomus nacieron en un contexto social tan agitado como el que, en estas fechas, les ha empujado a salir a la calle. La llamada Batalla de València estaba en pleno auge en 1983 y, hoy, la onda expansiva del conflicto de la independencia de Cataluña ha ocasionado más episodios de violencia.

El "viejo Yomus" se caracterizaba por una mezcla interclasista en la que convivían desde punks hasta skin heads, con una fascinación de la moda ultra que por televisión llegaba de Italia e Inglaterra. Desde el regreso a Primera, en 1987, la facción ultraderechista fue ganando en influencia y violencia hasta la crisis interna de 1993.

Pedro Cuevas, 'el Ventosa', que frecuentaba aquella General de Pie Norte, asesinó al militante nacionalista Guillem Agulló. Apenas una semana después, los Yomus exhibieron una pancarta en Albacete: "Guillem jódete". Las alusiones a aquella muerte no se detuvieron con el tiempo, e incluso se dejaron escuchar entre los concentrados en la procesión cívica de la Senyera del pasado 9 d´Octubre.

El grupo sufrió una escisión liderada, entre otros, por Rafa Lahuerta, fundador de la peña Gol Gran, que se mudó al fondo sur y durante más de una década, ofreció una alternativa de animación imaginativa, colorista y pacífica, con pancartas célebres en las que se citaba a Borges, Camus, Paul Preston o Ausiàs March. A mediados de la pasada década, Gol Gran entraría en decadencia sin un relevo generacional y debilitado por la influencia de Yomus. Dos de sus miembros, Sergio Ochando y Joan Josep Martínez, fueron condenados en 2008 tras apuñalar a un joven.

Con la creación de la Curva Nord, la primera satisfacción por ser el sector del campo más lleno y entusiasta fue agrietándose ante polémicas que rompían el pacto de despolitización acordado con el club. Desde la propia Grada Joven se expulsó en 2013 a los aficionados que expusieron la pancarta "Yomus GirlSS" de clara alusión nazi.

En 2014, en el duelo de octavos de Copa del Rey ante el Atlético de Madrid, el rey Jaume I aparecía en un gigantesco mural. El ropaje del monarca iba decorado con una runa de Odal, emblema del ejército de la Alemania de Hitler y de la Oficina de Raza de las SS, guardia personal del Führer, así como un escudo con una cruz de hierro, la medalla que el ejército alemán entregaba en época de guerra. En el proceso de venta del club, Yomus no se posicionó a favor de ninguna candidatura y las relaciones con la nueva propiedad entraron en fricción hasta la entrada en vigor de la prohibición de acceso a los mayores de 30 años, que sacó de la grada al grupo dirigente, readmitido este pasado verano.

Compartir el artículo

stats