05 de enero de 2010
05.01.2010
Tradición valenciana

La venta de la casca valenciana para Reyes gana terreno

Los pasteleros incorporan poemas y dichos tradicionales al producto autóctono

05.01.2010 | 01:00
Casca típica valenciana en el escaparate de La Rosa de Jericó, en Valencia, ayer.

La casca, el producto tradicional valenciano de las navidades, ha resistido la influencia francesa del roscón de Reyes y en la zona de Valencia y las comarcas próximas ya comienza a asentarse su venta para formar parte de la mesa en el día de Reyes del que nunca debió de marcharse.
El Gremio de Pasteleros y Confiteros y la federación regional han empezado la venta del producto con compras superiores al año pasado aunque el roscón aún es mayoritario.
El presidente del gremio, y gerente de la pastelería Galán de Albal, Joaquín Galán, ha iniciado una campaña como otros dueños de establecimientos para la defensa del producto valenciano y ha tomado la iniciativa, como ya hizo hace tres años, con la elaboración del producto, de colocar unos poemas en las cajas que pone a la venta.
En ellos anuncia que el roscón y la casa van de la mano y en valenciano afirma: "Senyor rei, jo estic ací. Casques i torrons son per a mi, palla y garrofes per al seu rossí". Luego recuerda que el producto es un dulce del día de la Epifanía: "Conocer y respetar nuestras tradiciones es deber de todos", dice.
El dulce valenciano se hacía con los productos que la gente tenía en la huerta y el corral. La casca tiene forma circular y es un pastel de mazapán relleno de yema o boniato confitado. Los huertanos mezclan almendra y azúcar con patata cocida al horno. Con un molde se le daba la forma de corona, sierpe o anguila. Antiguamente se hacían rellenas de yema o cabello de ángel y luego llegó la mermelada y la fruta confitada, antes de acabarla pintada de huevo o azucarada. Los niños la recibían como regalo junto a monedas de chocolate y caramelos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas