15 de octubre de 2010
15.10.2010

Vecinos del Carmen piden que la ZAS no acabe con el "espíritu abierto" del barrio

La asociación Carmesi llama "incendiarios" a los promotores de la Zona Acústicamente Saturada

15.10.2010 | 02:00

La Asociación Cultural y Vecinal "Carmesi" ha presentado alegaciones a la Zona Acústicamente Saturada (ZAS) del Carmen para que el barrio conserve su "espíritu abierto y multicultural", lo que significa mantener la actividad hotelera y comercial que ha servido precisamente para estructurar y desarrollar el centro de Valencia.
"La inmensa mayoría de los vecinos -dicen- no comulgamos con el ideario incendiario y monotemático de los impulsores de la ZAS, cuya única intención pasa por convertir el barrio en una zona privada residencial en pleno centro histórico, algo que se aleja de los que ha sido el barrio a lo largo de su historia: un lugar de encuentro para la convivencia y la cultura abierto a todos y a todas".
Carmesi recuerda que el centro histórico tiene viejas carencias que padecen a diario el conjunto de los vecinos, entre ellas la falta de plazas escolares, aparcamientos para residentes, jardines etc, cuestiones que deben estar en el ideario reivindicativo de cualquier colectivo vecinal.
Lo que no entienden es que se ataque el carácter de un barrio y a los locales que han hecho posible su resurgimiento. Así pues, en sus alegaciones a la ZAS piden actuaciones sobre todas las conductas ilegales, respetando la actividad hostelera y comercial que estructura el barrio a nivel social; un plan de peatonalización bien estudiado para no convertir el barrio en un búnker; descartar recortes horarios que no harían sino entorpecer la actividad económica; no a las limitaciones a la instalación de salas culturales, multiusos o teatros; y modernización de los servicios de limpieza y recogida de basuras.

Representación en los foros
Para la Asociación Cultural y Vecinal Carmesí también es importante que el colectivo al que representan esté integrado en la mesa del ruido y en aquellos foros en los que se tomen decisiones sobre el barrio. "Exigimos pluralidad y que tengamos voz todas las entidades del centro histórico que así lo pongan de manifiesto". "No queremos que la ZAS ponga en peligro el espíritu abierto y multicultural del barrio", apostillan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook