17 de enero de 2017
17.01.2017

Conselleria retira los badenes de la CV 500 y el ayuntamiento inicia el cambio de semáforos

Los vecinos mantienen la manifestación con tractores del 26 de enero y piden la reversión total de las medidas de pacificación

17.01.2017 | 04:15
Los seis badenes del Perelló ayer desaparecieron de la CV-500.

Casi tres meses después de invertir 213.000 euros en la pacificación de la carretera CV-500, la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio comenzó ayer a revertir parte de su plan con la retirada de los badenes en la zona del Perelló. En total, ayer se quitaron seis «cojines berlineses» „a los que seguirán el resto de los instalados hasta El Perellonet„, un elemento reductor que contó con una gran oposición vecinal y que la propia Conselleria admitió que su instalación fue un error.

El director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad, Carlos Domingo, explicó ayer que la instalación de los cojines berlineses en las travesías del Perellonet y El Perelló «no ha dado los resultados deseados», ya que, se instalaron para mejorar la seguridad vial y reducir la velocidad en algunos tramos «pero han ocasionado el efecto contrario, porque los conductores los evitan invadiendo el arcén o el carril bici». «Esta medida ha tenido efectos muy positivos allá donde se ha instalado, sin embargo, las peculiaridades de este tramo (por donde también pasan máquinas segadoras y tractores) ha provocado algunos inconvenientes y, por ello, se ha procedido a desmontarlos», admitió el director general.

La Generalitat cumple así «los compromisos adquiridos» con los vecinos y los colectivos afectados por su instalación en El Perelló, donde los técnicos han determinado que ya pueden retirarse. En este sentido, Domingo recordó que el resto de los trabajos se realizarán «cuando el Ayuntamiento de Valencia finalice la instalación prevista de semáforos y pasos cebra en esta carretera para incrementar las condiciones de seguridad de la misma».

El director general de Obras Públicas explicó que las actuaciones que se han realizado de manera conjunta entre la Conselleria y el Ayuntamiento de Valencia pretenden conseguir «un equilibrio entre el derecho a la movilidad, la seguridad de los usuarios más vulnerables, la preservación del medio ambiente y el desarrollo de las actividades económicas en una carretera de gran valor que atraviesa el parque natural» y, por ello, trabajan para conseguir «el máximo consenso posible con todas las partes implicadas».

Pese a esta marcha atrás de la Conselleria, la plataforma de vecinos y comerciantes del Perelló, El Perellonet, El Palmar y la Devesa del Saler mantiene una protesta con tractores para el próximo 26 de enero, a partir de las 9 de la mañana en Valencia. Quieren la reversión total de las medidas de pacificación en la CV-500, entre las que también se incluyen la limitación de la velocidad de 80 km/h a 60 km/h desde el punto kilométrico 7 hasta el 21, donde tampoco se permite ya el adelantamiento de vehículos, por lo que el enfrentamiento con las administraciones implicadas no se cierra con la marcha atrás del Consell.

El Ayuntamiento de Valencia ha empezado ya la segunda fase para la instalación de siete nuevos pasos de peatones regulados por semáforos con pulsador y tecnología led a la altura de El Perellonet. El proyecto, elaborado por el srevicio de Mobilitat Sostenible, contempla la instalación de estos dispositivos en los puntos donde se encuentran las paradas de la EMT de la línea 25. Los nuevos semáforos „ ocho contando el que ya estaba instalado„,se ubicaran a lo largo de la Avinguda de les Gavines en los números 59, 107, 145, 173, 197, 225, 249 y 269. Hasta el momento, la avenida había estado regulada por cinco semáforos que parpadean en ámbar y pasan a rojo cuando la velocidad de los vehículos excede la permitida. Un sistema que desaparecerá en los próximos días. Los nuevos semáforos incorporarán, además, unos focos sobre los báculos para iluminar los pasos de peatones y ganar así visibilidad. La obra contemplará también la instalación de balizas luminosas incrustadas en la calzada y señalización vertical reforzada con tecnología led.

Desde diciembre se está procediendo a la cimentación con hormigón para instalar los elementos semafóricos. Esta fase se inició el 21 de diciembre y ha proseguido en Navidades y el mes de enero. Ahora se llevará a cabo la canalización de los cruzamientos de parte a parte de la calzadapara proceder al cableado de los semáforos y las comunicaciones con el Centro de Gestión de Tráfico del Ayuntamiento de Valencia. Se empezará con los pasos peatonales centrales y, posteriormente, con los extremos. Estas obras supondrán la ocupación de la mitad de la calzada de forma alternativa, por lo que quedará un carril de doble sentido para la circulación que estará regulado con semáforos móviles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook