12 de diciembre de 2018
12.12.2018
Urbanismo

Ribó rebaja sus críticas al PAI de Benimaclet y reconoce que el proyecto estaba pactado

El alcalde cree, no obstante, que el ahorro en ciertos aspectos de la urbanización permite a la empresa constructora reducir la edificabilidad - Por lo que se refiere al plano "de planta", el primer edil asegura que es "correcto"

11.12.2018 | 23:25
Miembros del colectivo Cuidem Benimaclet entregaron firmas en contra del PAI en el Ayuntamiento de València.

El alcalde de València, Joan Ribó, suavizó ayer sus matizaciones sobre el proyecto que ha presentado la empresa Metrovacesa sobre el PAI de Benimaclet y, sobre todo, tras la aireada protesta del PSPV-PSOE, que reclamó al líder de Compromís y a sus socios de València en Comú que no cambiaran de opinión sobre este plan tras ser aprobado en un proceso de participación y en Pleno del Ayuntamiento.

Así, Ribó explicó que el plano «de planta» presentado por la empresa constructora «es correcto», pero insistió en que van a ver «si bajamos la edificabilidad».

Metrovacesa cuenta con un 40 % del suelo urbanizable del PAI Benimaclet Est –y necesita sumar otro 10 % para llevar a cabo su plan–, quiere actuar sobre una superficie de 269.765 metros cuadrados, en la que se prevé la construcción de 1.345 viviendas que se distribuirán en una veintena de bloques y hasta dos torres de 30 plantas de altura.

Ribó dijo que la edificabilidad «necesita un retoque y una mejora de forma sustancial, mientras la Asociación de Vecinos consideró que hay que reducir la altura de las torres para que no cree una barrera entre el distrito y la huerta. València en Comú consideró que el proyecto no se puede basar en el PGOU de 1988 y ha de ser revisado, mientras que el colectivo Cuidem Benimaclet rechaza la edificación de viviendas y solo considera necesarios los equipamientos públicos. Ante estas reacciones, el PSPV-PSOE recordó a sus socios de gobierno que aprobaron las conclusiones de un plan de participación y que les sorprendía su «incoherencia».

Con todos estos antecedentes, ayer en la plaza del Ayuntamiento el colectivo Cuidem Benimaclet presentó más de mil firmas en el registro para que se desclasifique el suelo urbano del PAI de Benimaclet y se cambie el planeamiento del PGOU de 1988.

Cuestionado el alcalde sobre qué respuesta podía ofrecer a esta entidad ciudadana, Joan Ribó recordó que el equipo de gobierno (Compromís, PSPV y València en Comú) «hicimos junto a la asociación de vecinos un proceso participativo que fue expuesto en Benimaclet y aquí, y que posteriormente fue aprobado por el Pleno. Esa es la única respuesta».

Menor urbanización

Sin embargo, el alcalde pareció suavizar (que no renunciar) a sus exigencias sobre el proyecto inicial de Metrovacesa: «Sobre el proyecto que ha presentado la empresa, el plano de la planta es exactamente el que se pidió en todo el proceso participativo», dijo Joan Ribó, aunque consideró que se pueden llevar a cabo modificaciones en cuanto a la edificabilidad, ya que el proyecto prevé plantas de 30 alturas que los vecinos consideran que rompen con la conexión con la huerta.

«Es cierto que la urbanización a todos nos gustaría que se redujera un poco basándonos en que habrá algunos aspectos que permitirán un ahorro en el tema de la urbanización. Por ejemplo, la avenida Valladolid no se prolonga hasta la Ronda Nord, sino que se mantiene, y se mantienen los huertos», argumentó el presidente de la Corporación Municipal.

Así, Ribó señaló que lo que se plantea «es una disminución de la urbanización, pero replantearse todo el PAI de Benimaclet me parece que está fuera de todas las posibilidades legales y de las posibilidades económicas», explicó en relación a la petición de Cuidem Benimaclet.

«Para que os hagáis una idea, en el momento en el que se hizo la Ronda Nord, una parte fue a futuros derechos inmobiliarios, que ahora se tendrán que ver en este PAI. No plantearse esto supondría unos costes inasumibles por parte del Ayuntamiento», admitió el alcalde de València.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook