Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ajuste del canon retrasa la aprobación de la torre eólica del puerto

El Consorcio valencia 2007 asegura que todo el expediente está completo y que el visto bueno definitivo podría llegar este mismo mes

Figuración de la futura torre eólica, de 170 metros.

La Comisión Delegada del Consorcio Valencia 2007 aplazó ayer la aprobación de la torre eólica el puerto de València para estudiar la última petición de la empresa respecto al canon que ha de pagar. Al parecer, no hay ninguna duda acerca del canon fijo, pero sí acerca del canon variable, que se había establecido en el 3% de la facturación y que la empresa quiere rebajar al 1,5%. Todo parece indicar, en cualquier caso, que el visto bueno podría llegar en la comisión que se celebrará el 27 de octubre, pues éste es el último escollo del expediente en lo que a la Marina se refiere.

El proyecto de la torre eólica del puerto es absolutamente icónico por la altura, pues tendrá 170 metros de alzada; por su modernidad, pues además del diseño futurista incorpora 400 aerogeneradores; y por su ubicación, en uno de los extremos de la bocana de la marina. Su objetivo es suministrar energía tanto a la zona de ocio como a las empresas que ya están instaladas o se instalarán en la Marina.

Su aprobación, sin embargo, se ha aplazado en varias ocasiones y ayer volvió a ocurrir. Según Vicent Llorens, presidente del Consorcio, el acuerdo inicial es que la empresa encargada del proyecto, Net de Guerrers, abone cada año un canon fijo de 80.000 euros (se calcula por la parcela de 2.300 metros cuadrados que ocupa) más un canon variable del 3% de la facturación, tasa ofertada por la propia empresa. Pero ahora ésta ha pedido al consorcio que ese canon variable se rebaje al 1,5% para aligerar el impacto económico en la concesión.

En la reunión de ayer se decidió, pues, dejar el asunto sobre la mesa hasta que la firma presente un informe financiero que justifique esa rebaja. Y se aprobará, previsiblemente, en la próxima comisión delegada. Según Llorens, todo lo demás está resuelto, independientemente de que al margen del Consorcio deba gestionar los permisos medioambientales y de Industria.

A esa comisión delegada también irán otros asuntos de trascendencia para la Marina de València, pues afectan a dos de sus edificios más icónicos. Ayer se dejó sobre la mesa la concesión de la antigua estación marítima a la empresa Fosbury and Sons, pues esta compañía belga ha propuesto que esa concesión se traslade a una filial suya con sede en España y el Consorcio quiere seguridad sobre la posible incorporación de otros socios.

Finalmente, el 27 de octubre se visará la incorporación de la empresa Porto Pinell, gestora del Club de Tenis Valencia, a la gestión del edificio Veles e Vents.

La Comisión Delegada del Consorcio Valencia 2007 dio ayer el visto bueno a prácticamente todos los proyectos que se pusieron sobre la mesa, incluidas algunas concesiones empresariales y comerciales. Y entre los proyectos aprobados figuran algunos que tienen que ver con la investigación y que resultan especialmente curiosos.

Uno de esos proyectos se ha autorizado a petición de la Concejalía de Emergencia Climática del Ayuntamiento de València y tiene que ver con el aprovechamiento de la fuerza de las olas para generar energía eléctrica. Se trata de un experimento que físicamente se realizará en la Marina aprovechando las condiciones excepcionales del mar y del entorno.

Otro de los proyectos, vinculado a los programas de innovación de Las Naves, también del Ayuntamiento de València, consiste en la experimentación con los denominados árboles solares, que son estructuras de placas fotovoltáicas con forma de árbol que podrían colocarse en los jardines de la ciudad para generar energía y autoabastecer determinadas dotaciones públicas.

Ambos experimentos fueron aprobados ayer por la Comisión Delegada para que el Ayuntamiento pueda ahora disponer de las instalaciones de la Marina de València.

Energía con las olas del mar y árboles de placas solares

La Comisión Delegada del Consorcio Valencia 2007 dio ayer el visto bueno a prácticamente todos los proyectos que se pusieron sobre la mesa, incluidas algunas concesiones empresariales y comerciales. Y entre los proyectos aprobados figuran algunos que tienen que ver con la investigación y que resultan especialmente curiosos.


Uno de esos proyectos se ha autorizado a petición de la Concejalía de Emergencia Climática del Ayuntamiento de València y tiene que ver con el aprovechamiento de la fuerza de las olas para generar energía eléctrica. Se trata de un experimento que físicamente se realizará en la Marina aprovechando las condiciones excepcionales del mar y del entorno.


Otro de los proyectos, vinculado a los programas de innovación de Las Naves, también del Ayuntamiento de València, consiste en la experimentación con los denominados árboles solares, que son estructuras de placas fotovoltáicas con forma de árbol que podrían colocarse en los jardines de la ciudad para generar energía y autoabastecer determinadas dotaciones públicas.


Ambos experimentos fueron aprobados ayer por la Comisión Delegada para que el Ayuntamiento pueda ahora disponer de las instalaciones de la Marina de València.

Compartir el artículo

stats