Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pacto de Compromís y PSPV "tiene una salud de hierro" pese al monolito

Campillo y Sanjuán se esfuerzan por reconducir la crisis tras votar diferente en el pleno y dicen que la coalición «agotará el mandato»

Un momento de la rueda de prensa protagonizada por Borja Sanjuán y Sergi Campillo. | LEVANTE-EMV

Un momento de la rueda de prensa protagonizada por Borja Sanjuán y Sergi Campillo. | LEVANTE-EMV

Tras escenificarse en el pleno del jueves una ruptura puntual en la unidad del Govern del Rialto, -ya que los socialistas presentaron la moción para quitar el monolito del 15 M de la plaza del Ayuntamiento, que salió adelante gracias al apoyo de Ciudadanos y la abstención del PP-, Compromís y PSPV se esforzaron ayer por reconducir la situación y mandar un mensaje de aparente reconciliación.

Preguntado por Levante-EMV, el vicealcalde Sergi Campillo (Compromís) señaló que el Govern del Rialto «tiene una salud de hierro» y que es un gobierno «estable» como demuestra que durante 6 años, los socios de gobierno, Compromís y PSPV, «solo han votado diferente una vez en el pleno, y dos veces en Junta de Gobierno».

Frente a eso, el concejal del PSPV Borja Sanjuán subrayó que en este tiempo «hemos adoptado decenas de miles de acuerdos, como hoy mismo, que hemos aprobado 100 en la Junta de Gobierno».

Ambos dijeron estar seguros de que el ejecutivo de progreso llegará a final del mandato, hasta 2023, sin romperse, «pese a las discrepancias» que surgen y surgirán, vaticinan, entre dos formaciones «diferentes» que no siempre tienen la misma visión de la gestión municipal.

«No hay motivos para que no lleguemos al final de la legislatura, en 2023», matizó el coportavoz y concejal del PSPV, entre otros aspectos porque «este gobierno tiene un alto sentido de la responsabilidad» con quienes depositaron su confianza en ambos partidos, en 2015 y 2019.

Para Campillo, comparativamente con el gobierno autonómico de Andalucía, por ejemplo, -donde relató, la ultra-derecha ha tumbado una propuesta de ley del PP, su socio en el ejecutivo-, «el gobierno de València tiene una salud muy robusta, una salud de hierro», recalcó.

«Evidentemente, no exento de discrepancias porque sabíamos que no iba a ser fácil» pero subrayó Campillo, «por encima de todo, está nuestro compromiso con los vecinos y evidentemente lo vamos a ejercer», matizó.

El vicealcalde remarcó que el del Rialto es «un gobierno plural» y ha señalado que los grupos que lo forman «no siempre» tienen la «misma opinión», dado que si no fuese así serían «el mismo partido».

No obstante, Campillo aseveró que se trata de un ejecutivo local «convencido de que va a acabar el mandato» y de un equipo que sabe que tiene «una responsabilidad» que «va a ejercer».

En esa línea, el teniente de alcalde socialista agregó que se agotará el mandato, también «con la intención» de que València sea una ciudad «progresista».

«Limarán asperezas»

Por su parte, el secretario de Organización del PSPV-PSOE José Muñoz consideró que su partido y Compromís limarán «asperezas que se puedan generar en lo cotidiano», en el día a día de la gestión del Ayuntamiento de València, y el acuerdo «continuará sin ningún tipo de problemas».

El también portavoz adjunto en les Corts Valencianes defendió el proyecto progresista en València y la Comunitat Valenciana. «Que mantengan sus posiciones no es negativo, pero lo importante es llegar a acuerdos», finalizó.

Compartir el artículo

stats