Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ribó aparca la idea de destinar el Varadero a sede del Museo del Mar

De las tres sedes solo se ha licitado la Casa dels Bous

El antiguo varadero del puerto de València, destinado a ser sede del Museo del Mar y actualmente sin uso. | M.A. MONTESINOS

El antiguo varadero del puerto de València, destinado a ser sede del Museo del Mar y actualmente sin uso. | M.A. MONTESINOS

El alcalde de València, Joan Ribó, descarta la idea de ubicar una de las sedes del futuro Museo del Mar en el edificio de Varadero de La Marina, tal como anunció en 2016. Así lo reconoce el equipo de gobierno en una respuesta escrita a Ciudadanos que presentó varias preguntas sobre las dotaciones previstas en la Marina de València al pleno de febrero. El gobierno local afirma que «dado que hasta la fecha no se ha concretado su uso como museo por parte de los promotores se han comenzado a valorar otras propuestas para el espacio».

Con el objetivo de impulsar la creación de un museo dedicado al mar, proyecto pendiente desde hace años, el alcalde anunció hace cinco años la creación de una fundación que sigue sin formalizarse, según afirma Ciudadanos por la respuesta del gobierno local.

La idea era impulsar un Museo del Mar con tres sedes distintas: una en las Atarazanas del Grao, otra en el edificio del Varadero (donde se paralizó la licitación para convertirlo en restaurante), y en la Casa dels Bous del Cabanyal, cuyas obras acaban de retomarse por parte de la Concejalía de Cultura.

Ciudadanos destacó ayer que en estos cinco años sólo se han licitado las obras de la Casa dels Bous, que está previsto rehabilitar con fondos europeos del plan Edusi, todo «sin ser propiedad municipal el suelo» debido a la sentencia judicial que ha anulado el rescate de la misma por parte del ayuntamiento, detalló su portavoz, Fernando Giner.

El Varadero, uno de los edificios históricos del puerto gestionados por el Consorcio Valencia 2007, que en su momento lo rehabilitó, estaba destinado a ser una de las tres sedes del museo del mar, uno de cuyos grandes valedores ha sido el comisionado del Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira.

Respecto a las Atarazanas, hay un documento con las líneas generales de las propuestas de actuación, como eliminar humedades e instalar la climatización, pero, apenas se ha invertido.

Para Giner, el proyecto del Museo del Mar se ha quedado en una operación de marketing donde en su día se quiso involucrar a la Generalitat y a la Diputación e incluso se fijaron objetivos en un documento que se han incumplido.

Compartir el artículo

stats