Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mensaje del Rialto a los bares: "las plazas son para las personas no para las terrazas"

El consistorio no dará más permisos para mesas ni en el centro histórico ni en Honduras o el Cedro

Unas turistas toman un refresco en una de las plazas del centro histórico. | M.A.MONTESINOS

El Ayuntamiento de València ha enviado un mensaje rotundo a los bares y los restaurantes que tienen terrazas en el centro histórico y en otras zonas de ocio como la plaza Honduras o El Cedro. «Las plazas son para las personas» y no para las terrazas, así lo expresó la concejala de Espacio Público Actividades Lucía Beamud, que respaldó al alcalde Joan Ribó, que lanzó «una advertencia» a los hosteleros: si no cumplen las normas serán sancionados y se les retirarán las mesas y sillas.

El alcalde reunió a los concejales de Protección Ciudadana Aarón Cano, y la de espacio público, además del jefe de la policía local, para abordar los problemas de ocupación del espacio público que existen en las nuevas plazas peatonales del Mercado, y en el entorno, del propio Mercado Central.

En ese sentido, Beamud adelantó que a principios de junio, en cuanto estén acabadas las obras de reurbanización y recepcionadas por el ayuntamiento, se va a llevar a cabo un plan especial e integral de la plaza del Mercado, donde se han multiplicado las quejas vecinales porque las filas de mesas y sillas se han adueñado de este espacio recién recuperado «para el disfrute» de los ciudadanos.

En cuanto, estén las obras acabadas se procederá al marcaje del espacio restringido a las terrazas. No se van a conceder más ni se podrá ampliar la superficie, ha aclarado Beamud, ni en la plaza del Mercado ni tampoco en la «nueva» plaza de la Reina, que se reabrirá al público en julio.

Mientras, el concejal de policía repitió que ya se han inspeccionado desde principios de mayo un total de 1.100 terrazas, en todos los barrios de la ciudad. Cano recordó que se han impuesto 130 sanciones a locales, a algunos de ellos, más de una.

Por ende, apuntó que los locales de la plaza del Mercado ya han sido inspeccionados, y a dos de ellos, se les ha sancionado.

El gobierno municipal «está muy preocupado» porque la recuperación de espacios peatonales para los viandantes se convierta, como han constatado en la plaza del Mercado, en «un descontrol» para quienes no cumplen las normas y extienden sus terrazas. Por eso, el alcalde anunció que se actuará con toda contundencia contra estos bares y restaurantes. Porque como añadió Beamud, «los más perjudicados son los hosteleros que sí cumplen con la ordenanzas y con los permisos que tienen concedidos». Respecto a los locales de la plaza de Honduras y del Cedro, donde se concentra uno de los grandes puntos del botellón, Beamud ha avanzado que se está haciendo un estudio que incluye la posibilidad de reducir algunas de las actuales terrazas.

Más presión policial

Por su parte, Aarón Cano anunció que va a haber más presión policial contra el botellón y que continuarán actuaciones como las llevadas a cabo en primavera con presencia física de agentes para evitar concentraciones de público que se reúne para beber en plazas, jardines o calles. Además, Cano señaló que van a inspeccionar «locales de bajo coste» donde se vende el alcohol a precios muy baratos, en Honduras y el Cedro. Aquí, abundó Beamud se han constatado quejas de los vecinos «por el exceso de ruido» dentro de los propios establecimientos o en las terrazas, y en esa línea, también se va a actuar.

Cano volvió a insistir en que el botellón es un problema social que causa molestias de convivencia pero que también genera un problema de salud pública. Por ello, avanzó que el ayuntamiento va a llevar a cabo campañas educativas y de concienciación para evitar el abuso indiscriminado de bebidas alcohólicas entre los jóvenes.

Porque este abuso, dijo, va aparejado también a otros temas como drogas, violencia o desordenes públicos.

Compartir el artículo

stats