Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Encargan más catas para solucionar las filtraciones de l’Almoina

El director del museo afirma que los trabajos no afectarán a la actividad normal del espacio

Imagen del complejo de l’Almoina tomada el pasado martes. | LOYOLA PÉREZ DE VILLEGAS

El complejo arqueológico de l’Almoina, lugar donde se sitúa históricamente el nacimiento de la ciudad de València, no termina de dar con la tecla que le permita trabajar con normalidad. El ayuntamiento ha vuelto a encargar unas catas para averiguar dónde se producen las filtraciones de la cubierta que están produciendo humedades constantes en el entorno.

Ya se hizo algo parecido, reparación incluida, con el acristalamiento que emerge en la propia Plaza, y la reforma museística del complejo tiene que salir de nuevo a licitación después de que un primer concurso quedara desierto y se anulara el procedimiento negociado por el encarecimiento de precios. Según ha explicado Vicent Escrivà, director del complejo museístico de l’Almoina, el plan para reparar las goteras de la cubierta y acabar con las filtraciones se encargó al arquitecto Carlos Campos, quien sugirió que se hicieran las catas para determinar el lugar exacto y las causas por las que se producían.

Todo parece indicar que se trata de algún defecto en la malla de aislamiento de la cubierta del museo, que en su día no se hizo de una forma muy correcta.

«Las catas son para ver cómo están las cosas antes de hacer el proyecto» ha explicado Escrivà, quien ha asegurado que estos trabajos no afectarán a la actividad normal del museo, ya que todo se hará en el exterior. El director de l’Almoina explicó que siempre «hay humedades» cuando se registran grandes lluvias. «Se han solucionado algunos problemas, pero quedan otros», dice. Así pues, su intención es que el proyecto esté hecho antes de que finalice el año y que los trabajos puedan empezar en 2023.

Escrivà lamentó que el proyecto museístico quedara desierto y haya que volver a licitarlo «porque eso ha retrasado mucho los trabajos de reforma de la parte expositiva», que presenta importantes deficiencias.

Como se ha dicho, el primer concurso para reformar la parte expositiva (los problemas estructurales van por otro sitio) quedó desierto y cuando se iba a poner en marcha un procedimiento negociado sin publicidad, el Servicio de Contratación emitió un informe en el que se advertía que los precios de los materiales han subido como consecuencia de la guerra de Ucrania y es necesario hacer una revisión del gasto y convocar un nuevo concurso.

El visitante «sale contento»

Aún así,Escrivà asegura que el visitante «sale contento cuando visita el museo». «L’Almoina tiene muchas ventajas, la gente queda muy contenta». «Incluso con la mitad del aire acondicionado roto, -asegura que consiguen 24 grados en el interior-, que es lo que se está recomendando en la actualidad». «Este es el principal museo de la ciudad, el más representativo, por eso se habla más de él. De los otros museos no se dice nada», explica Escrivà, quien recuerda que el problema de las catas es un asunto estructural de la obra».

Pese a estas dificultades, el Museo de l’Almoina es uno de los más visitados de la capital valenciana. De hecho, está considerado uno de los yacimientos más importantes de toda Europa.

Compartir el artículo

stats