Las piscinas cubiertas del Complejo Deportivo de Abastos y Ayora, cerradas desde el pasado 12 de marzo, volverán a abrir sus puertas después de que la Fundación Deportiva Municipal haya llegado a un acuerdo con la empresa concesionaria de ambas instalaciones: Supera. Las dos infraestructuras reabrirán al público el próximo mes de septiembre. Ambas piscinas permanecían cerradas desde el mes de marzo por decisión de la empresa gestora, que alegó que el incremento de los costes de la energía hacía insostenible mantenerlas en funcionamiento.

Vista de la piscina de Abastos.

Vista de la piscina de Abastos. Piscina municipal del complejo polideportivo municipal de Abastos.

El acuerdo entre la concesionaria y el consistorio, que no sancionará a la empresa por incumplimiento del contrato en aras de recuperar cuanto antes la prestación del servicio y mantener los puestos de trabajo, permitirá la apertura de las dos instalaciones deportivas gestionadas por la misma empresa el mes que viene. Ese es el compromiso adquirido por la empresa. A cambio, el ayuntamiento ha aceptado compensar económicamente el incremento del precio de la energía para que, así, ambas piscinas puedan ser reabiertas y permanecer en funcionamiento.

Asi lo ha explicado el concejal de Deportes, Javier Mateo, quien ha mostrado su satisfacción porque finalmente las dos piscinas municipales podrán retomar la actividad y abrir de nuevo al público para atender las necesidades de los vecinos y las vecinas después del verano. "Gracias al acuerdo, el servicio se retomará en septiembre y se garantiza el empleo de las 50 familias que dependen de estos centros”.

Antes de abrir se llevarán a cabo trabajos de reacondicionamiento de las instalaciones para que estén en óptimas condiciones después de cuatro meses de inactividad.

El concejal de Deportes ha subrayado que el acuerdo con la empresa concesionaria ha podido materializarse tras las medidas del gobierno que han abaratado el coste de la energía: “esta reapertura, que se ha producido tras una negociación de varios meses, ha sido posible gracias a las medidas adoptadas por el gobierno central tanto para atajar el alza de los precios de la energía con la declaración de isla energética como de ahorro energético. Estas iniciativas han permitido que las piscinas, que son grandes consumidoras de energía, en concreto de gas, puedan ver reducida su factura de la energía a final de mes y ser más rentables. Así, a la vez que consiguen un mayor equilibrio económico, pueden ofrecen un servicio público de calidad en la ciudad de València”, ha destacado Mateo.

El cierre por parte de la concesionaria por no poder asumir el coste del incremento de la energía afectó a los vestuarios, las piscinas y las zonas spa, pero el resto de los servicios se han prestado con normalidad. Han permanecido abiertas las zonas de actividades en seco como la sala de musculación, de actividad física, spinning, fitness y actividades dirigidas, entre otras. El concejal de Deportes, Javier Mateo, ha destacado también que el resto de las piscinas municipales han seguido abiertas y prestando servicio con normalidad.