Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 02
    Junio
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    QUE QUEDE BIEN CLARO QUE IBAN CON SUSANA DÍAZ.

    Al igual que se suele decir de los embarazos, donde no caben medias tintas, o se está embarazada o no, así compete decir del alcalde ontinyentí Jorge Rodríguez. Quién  tras no mostrar entusiasmo hacía Susana Díaz, en la reciente campaña socialista  de las primarias. Al final si que asintió en hacerse la foto, tanto en el paripé que se montó para reinaugurar un local de la asociación andaluza de Ontinyent, como acompañándola al acto electoral de Xàtiva (más fotos). Por tanto, una imagen vale más que mil palabras.

    Todo lo cual se resume en que J. Rodríguez, tras haber cumplido a rajatabla con los deseos y quimeras de su superior inmediato, en el escalafón socialista, Ximo Puig, al que le sirvió en bandeja la única victoria pírrica de una agrupación socialista en la Vall, digo de la candidata andaluza. Unos votos susanistas que, ciertamente, sabían a pesebre, frente a la rebelión generalizada de la militancia, contraria al compadreo con las viejas glorias socialistas y por ende con la corrupción del PP. Por todo ello, esa misma noche electoral, cuando el escrutinio ya era abrumador e irreversible, fue el momento que el batle aprovechó para subir en una red social su único mensaje alusivo a las primarias: (22:50) “La més sincera enhorabona al meu Secretari General Pedro Sánchez per la victòria a les primàries del PSOE . Tots ens hem d'unir ara…”. Un sentir de concordia y de hacer piña que contrasta extremadamente con lo que a las 08:06, del mismo día 21, publicaba en la misma red social su secretario personal, Ricard Gallego: “Aniré hui a votar a Susana Díaz… perquè vull que una dona governe este partit i arribe a la Moncloa i perquè qui perd dues vegades unes eleccions ha de saber que el seu temps ha passat…”. Todo lo cual suscita varias cuestiones, 1. Que si Gallego actuó de “motu” propio, lo hizo temerariamente, a sabiendas que, como su mano derecha, implicaba a J. Rodríguez en la arenga. 2. Si actuó en connivencia con el batle (poco probable), entonces este sale muy tocado del proceso electoral, con su credibilidad renovadora, dentro del socialismo valenciano, tirada por los suelos. 3. Por todo ello Rodríguez está obligado a mover fichas en las próximas semanas, si quiere curarse en salud y salvar la reputación política de la que se había hecho acreedor.

    Los beneficios que Rodríguez puede obtener de su lealtad a Puig

    Reconocido su disparate, al apostar por S. Díaz, el propio Ximo Puig, máximo responsable  de los socialistas valencianos, manifestaba y reconocía, “a posteriori”, “los muchos errores que hemos podido cometer”. Un “mea culpa”, al que, en buena lid, J. Rodríguez está legitimado para exigirle daños y prejuicios, por embarcarle en tal desatino. Ya que en aras de la debida lealtad puso en entredicho, al salir tocada, en el envite, una trayectoria política sin mancha. Al tener que abandonar su pretendida neutralidad (postura que competía institucionalmente a X. Puig), o posicionamiento de baja intensidad, como era P. López, en pro de seguir la voluntad de Puig. Un acatamiento que, para que no hubiera dudas, se saldó con el respaldo mayoritario de la militancia ontinyentina a la representante de los “dinosaurios” socialistas (47 votos a Díaz frente a 18 a Sánchez). Aunque la cara en la Vall seria sanchista. Un duro revés de las bases de la comarca a su secretario general, J Rodríguez, a quién la militancia afea que desde hace 3 años, tiempo en el que resultó elegido, aún no haya convocado ningún comité comarcal, entre otras orfandades. Por todo ello, imperiosamente, el batle ontinyentí, si no quiere perder comba, deberá revisar, cuando no renovar y mejorar, su círculo más estrecho de colaboradores. Porque como bien sabe, lealtad apesebrada y ser competente, no son lo mismo. O también, J. Rodríguez debería huir “de los que hacen de la alabanza el narcótico perfecto para medrar a costa del líder al que fingen servir”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook