Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 02
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Podemos Pedro Sánchez Pactos PSOE Gran coalición

    OBVIEDADES

    OBVIEDADES

     

    ¿Qué pretende realmente Pedro Sánchez?

     

    Es obvio que la mayoría de militancia del PSOE se siente de izquierdas y prefiere un pacto con Podemos antes que una gran coalición en la que los diputados socialistas se abstuvieran al votar una hipotética investidura de Mariano Rajoy como presidente de Gobierno.

    Es obvio que la mayoría de los barones e históricos del PSOE rechazan de pleno un pacto con Pablo Iglesias y contemplan como prioritaria una gran coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos o lo que es lo mismo, una solución más a la alemana que a la portuguesa.

    Es obvio que con la propuesta de Pedro Sánchez de convocar un referéndum para que sea la militancia quien decida con quien pactar, el líder socialista ha metido un gol por la escuadra a Felipe González, a Susana Díaz y al resto de los barones que no quieren un pacto con Podemos bajo ningún concepto.

    Es obvio que si dicho referéndum se llevara a término habría una confrontación entre las bases y los dirigentes de Ferraz con el consiguiente peligro de activar una bomba de relojería que podría cambiar los designios PSOE conduciéndolo hacia la renovación o bien descomponiéndolo aun más. 

    Es obvio que Pedro Sánchez quiere ser presidente de Gobierno y que es difícil no apreciar en su talante cierto punto de ambición (algo que, con moderación, es deseable en cualquier político) y también de narcisismo.

    Tantas obviedades me hacen cuestionar en qué proporción el empecinamiento de Sánchez de no pactar con el PP obedece a un convicción ideológica y a u deseo de renovación y regeneración para el depauperado PSOE o bien a una ambición por alcanzar las más altas cotas en su carrera política.

    A título personal prefiero creer en la sinceridad de Sánchez tanto como me siento partidario una coalición de izquierdas antes que de una gran coalición con el PP a la cabeza, no obstante soy consciente de que será el tiempo quien nos informe de las verdaderas prioridades y motivaciones tanto del líder socialista como del resto de integrantes de ese puzzle tan difícil de montar que es la gobernabilidad.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook