Blog 
La empresa del Siglo XXI
RSS - Blog de David Carrascosa Mendoza

El autor

Blog La empresa del Siglo XXI - David Carrascosa Mendoza

David Carrascosa Mendoza

Dirección y gestión ejecutiva de la empresa. Desarrollo comercial y marketing aplicado. Implantación de entornos TIC. Especializado en apertura comercial de mercados y zonas. Experto en estrategias comerciales y gestión de equipos de ventas. Especialmente ligado al sector profesional del hábitat y l...

Sobre este blog de Economia

Colaboración en temas relacionados con la empresa, el marketing, las ventas y la tecnología.


Archivo

  • 02
    Agosto
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Economia Valencia

    Qué es la “Cadena de confianza del directivo”

    Qué es la “Cadena de confianza del directivo”

    Cuando una empresa crece comercialmente también crece internamente en su estructura y en equipo humano, según se va creciendo y debido al volumen de empleados, llega un momento en el cual muchos empleados empiezan a ser anónimos para la Dirección, o tan sólo un nombre y un puesto sin muchos más datos directos que nos permitan saber “quién es”. Sigue pasando el tiempo y sigue el crecimiento, y llega un momento en el que el dueño ya no conoce a muchos de sus empleados. En consecuencia, cada vez se va dejando mayor cantidad del destino comercial en manos de “gente desconocida”, pudiendo así perderse la esencia o el espíritu de lo que llevó a la empresa a ser lo que es, con el riesgo que eso implica. Es entonces cuando, además de los sistemas de control y consultoría habituales, toma importancia haber desarrollado lo que se llama “la cadena de confianza”. Pero, ¿en qué consiste la “Cadena de confianza del directivo”?

    Para poder darle forma al planteamiento, primero recordaré aquello del “círculo de confianza” que Robert De Niro se empeñaba en utilizar con su familia en la divertida comedia “Meet the Parents” (Los padres de ella en España y La familia de mi novia en Hispanoamérica) para así presionar a su nuevo yerno (Ben Stiller). Salvando la diferencia del humor y la comedia, en la mayor parte de las empresas existe un “círculo de confianza” que generalmente se establece alrededor del dueño o el Presidente y que normalmente funciona a nivel horizontal, es decir, en la cúpula del poder o de la organización de la empresa. El dueño o el presidente suele tener alrededor de sí mismo un círculo de personas de confianza en las cuales se apoya, pero esto podría llegar a tener un inconveniente que es la interpretación informativa recibida en función del transmisor de ese círculo, algo que puede verse influenciado por los intereses de la persona que nos lo transmite y que suelen estar basados más bien en su propio instinto de supervivencia profesional, que en el interés general de la productividad y desarrollo de la compañía.

    La cadena de confianza se establece al margen de todo esto y se crea en vertical, basado en apoyos personales y directos al margen de cargos o puestos, y se hace de forma tan discreta y privada como sea posible. No se trata de crear una red de confidentes policiales ni mucho menos, sino de no perder el contacto con la realidad apoyándonos en personas que conocemos bien en cuanto a su profesionalidad, cabalidad de principios y seriedad. Personas cuyos valores son similares a los nuestros y que normalmente se encuentran cómodos en su puesto. En definitiva es poder contar con personas de confianza y criterio objetivo para que nos aporten un punto de vista adicional a los que llega por el canal habitual.

    En la cadena de confianza no hace falta poner en antecedentes a sus miembros sobre  ningún problema o tener reuniones ordinarias, simplemente necesitamos que nos sirva para obtener información contextual más fidedigna o aséptica cuando sea necesario. Incluso la cadena de confianza ideal la componen miembros que desconocen pertenecer a ella con los que el directivo interactúa en diferentes campos o tiempos.

    No es fácil y no se hace una cadena de confianza de la noche a la mañana. Normalmente el secreto consiste en no perder la vista hacia abajo según la empresa crece, para tener nuestro apoyo de confianza en cada parte según el tipo de valoraciones que precisamos, al margen de la “jerarquía oficial” directiva y de otro tipo de informes oficiales internos.


    David Carrascosa Mendoza

    Director general deGrupo CONESVI

    Twitter: @DCarrascosaMend    

    Perfil en LinkedIN

     

     

    Sobre la difusión e inserción de estos contenidos (ver)

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook