Blog 
Susu in the sky
RSS - Blog de Susana Moll Sarasola

El autor

Blog Susu in the sky - Susana Moll Sarasola

Susana Moll Sarasola

Soy cantautora y madre de dos hijos. Licenciada en filosofía por la UB, y profesora de Yoga.

Sobre este blog de Salud

En este espacio me gustaría tratar temas de diversa índole. Eso sí, relacionados fundamentalmente con la salud y el arte.


Archivo

  • 12
    Junio
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Héroes de asfalto

    Héroes de asfalto

    La historia del héroe del monopatín me ha parecido hermosa, inspiradora, impactante. Un nuevo símbolo del pacifismo: como esas imágenes que quedaron para la posteridad en las que una niña desnuda huye del horror nuclear; o un hombre detiene un tanque en plena plaza de Tiananmén.

    Ignacio Echeverría defendió a una mujer que estaba siendo brutalmente agredida por un yihadista, y lo hizo con su monopatín. Luego lo apuñalaron y, desgraciadamente, perdió la vida.

    Este atentado nos deja a todos una amargura indescriptible, en parte porque podía habernos pasado a cualquiera. Echeverría podría ser nuestro hermano, nuestro hijo, nuestro amigo, incluso nosotros mismos. Hace pocos días, paseaba con mis hijos por esa misma zona.

    El terror puede acechar en cualquier parte, sin piedad ni previo aviso, y no nos queda otra que aprender a convivir con ello. Pero una no puede evitar preguntarse, ¿cómo combatir a seres humanos que no creen que la vida sea un derecho en si misma?

    Todos hemos derramado lágrimas pensando en las víctimas del terrorismo que ya pueden contarse por cientos de pérdidas humanas al mes en Europa, Rusia, Nigeria, Afganistán, Líbano, Irak y Siria. Pero estos días me he emocionado especialmente con Ignacio Echeverría y su actitud valiente. Tal vez porque mi hijo mayor también patina y porque sé cómo los vecinos le ponen mala cara por ser ruidoso y osado. Me encanta que haya surgido un héroe que no vuela sino que va en monopatín. Gracias a este trágico suceso, tal vez, la tribu urbana de los skaters, a veces incomprendida, pueda ser un poco más valorada.

    El buen skater ha venido al mundo para disfrutar la vida y por ello reniega de ciertos formalismos. Es creativo y transgresor y tiene una visión espacio temporal diferente a la del resto. Una escalera, o una barandilla es una oportunidad para lanzarse al vacío y superarse durante horas.

    Es solidario y se alegra de los logros de sus compañeros. Lógicamente hay de todo, como en todas partes pero a grandes rasgos esta es su filosofía; vive y deja vivir. Entiende la competitividad como una oportunidad para superarse pero siempre desde la honestidad.

    Aprende a caer y a levantarse las veces que haga falta, y por todo ello me duele profundamente que, en esta ocasión, Ignacio Echeverría se lanzara al vacío, cayera y no lograra volver a levantarse.

    Pero sobretodo el buen skater es pacifista, y el mundo entero debería imitarle en este punto. Esa debería ser la actitud imperante, y más ahora que parece que muchos ya hablan abiertamente de una guerra entre civilizaciones.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook