19 de septiembre de 2016
19.09.2016
banner buzzeando
Vídeo viral

Los reflejos de un recepcionista evitan la caída de un bebé

El pequeño se salió de la cuna portable en la que se encontraba cuando su padre la apoyó en el mostrador

19.09.2016 | 20:08

Las redes sociales han convertido en héroe al recepcionista de un hospital en Brasil que gracias a sus reflejos logró evitar que un bebé cayera al suelo. El vídeo de la actuación de este hombre se ha convertido en viral.

Las imágenes de la cámara de seguridad del hospital de la ciudad brasileña de Teófilo Otoni muestran cómo el recepcionista coge al bebé en el aire después de que éste se salga de la cuna portable cuando su padre la apoya en el mostrador.

En el vídeo se ve cómo el hombre agarra con una mano al pequeño justo cuando parece que el golpe contra el suelo es inevitable. Al final todo quedó en un susto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un perro pidiendo agua con un cubo por la sequía en Perú emociona a la Red

Un perro pidiendo agua con un cubo por la sequía en Perú emociona a la Red

El país vive una escasez de agua potable tras las lluvias e inundaciones provocadas por el "Niño"

El PSOE estudia demandar a la empresa que vende camisetas con su logo

El PSOE estudia demandar a la empresa que vende camisetas con su logo

La gestora socialista pide a los servicios jurídicos que estudien si emprenden acciones legales

Dos señoras encuentran una planta de marihuana y triunfan al grabar este vídeo

Dos señoras encuentran una planta de marihuana y triunfan al grabar este vídeo

"Nos van a llevar presas", exclaman las sexagenarias tras descubrir la planta el huerto de una de...

El logo del PSOE, reclamo de moda de una marca de EEUU

El logo del PSOE, reclamo de moda de una marca de EEUU

La firma Stussy incluye el histórico símbolo del puño y la rosa en camisetas de diferentes colores

El inesperado ataque de abejas a unos ciclistas

El inesperado ataque de abejas a unos ciclistas

Un grupo de ciclistas realizaba una ruta cuando tuvo que parar por culpa de un enjambre de abejas