13 de diciembre de 2015
13.12.2015
Todo habilidad

Una maqueta ferroviaria a base de latas de conserva

Un octogenario de Museros, Vicente Verdú, exhibe en su casa un montaje de 12 m2 que en su mayor parte ha elaborado de forma artesanal y con materiales caseros durante 16 años

13.12.2015 | 04:15
Una maqueta ferroviaria a base de latas de conserva

Vicente Verdú empezó a hacer las piezas de su paisaje en miniatura por matar las horas muertas que cada día le quedaban tras su jornada laboral en una fábrica de Alemania. Es un manitas en toda regla y, pese a su edad, aún goza de una creatividad extraordinaria y de una habilidad prodigiosa.

­
Vicente Verdú llevaba apenas un par de años en Alemania cuando empezó a hacer, sin saberlo aún y «sobre la marcha», las piezas de una maqueta ferroviaria que montaría medio siglo después y que, hoy en día, con sus 12 m2 repletos de detalles, se ha convertido en todo un espectáculo en su pueblo: Museros.

El hombre, ya octogenario, emigró en 1960 desde l´Horta Nord hasta una pequeña localidad de la Selva Negra para trabajar como «fresador universal». Allí pasó 16 años y, dado que le «sobraba tiempo» porque «a las cinco de la tarde salía de la fábrica y no podía trabajar en otro sitio», decidió ocupar sus horas muertas «recortando latas de conserva con una tijeras», dándoles forma «con unos alicates» y uniéndolas «con un soldador». Así creó decenas de torres de catenaria, cableado e incluso las vías por las que debían discurrir los trenes que de pequeño nunca tuvo y siempre deseó.

Pero Vicente jamás pensó en montar una maqueta: sólo lo hacía «porque sí, improvisando sobre la marcha». De hecho, desde que en 1976 regresó a España, «nunca había vuelto a sacar las piezas de unas cajas que, año a año, envíaba a Valencia» para que sus parientes las almacenasen.

Sin embargo, en mayo de 2014 y ya con 80 años a sus espaldas, abrió uno de los envases y la fiebre ferroviaria se despertó de nuevo en él. Tanto que apenas tardó «cinco meses y medio» en levantar un paisaje en miniatura que ocupa una estancia completa de su casa y en el que no falta detalle: la iglesia alemana en la que bautizó a su hijo, una ermita y un calvario, un accidente o una zona residencial con parque infantil incluido.

Desde entonces, a Vicente le han llovido las peticiones para exponer su maqueta e incluso la propuesta municipal de que la exhiba en el Centre Cultural de Museros. Pero él se niega y dice riendo que el montaje «no sal» de casa porque, si no, su hijo (su gran motivación) «se vuelve loco».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine