06 de noviembre de 2015
06.11.2015
Consorcio de Residuos

El nuevo COR revisará la tasa y todos los contratos para «clarificar» la gestión

Roger Cerdà asume la presidencia del ente y anuncia que su primera reunión será con la Plataforma contraria a la planta de Llanera para buscar alternativas

06.11.2015 | 11:48
El nuevo COR revisará la tasa y todos los contratos para «clarificar» la gestión

La nueva asamblea del Consorcio de Residuos (COR) surgida de las elecciones municipales y autonómicas del 24M eligió ayer por amplia mayoría al alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, como presidente del organismo que gestiona la basura de la Costera, la Canal, la Vall d'Albaida, la Safor y el Valle de Ayora. La candidatura del munícipe socialista, el único que se postuló para el cargo, obtuvo el beneplácito de los representantes de la Conselleria de Medio Ambiente y la diputación „que controlan el 40% de los votos„ así como el respaldo de todos los alcaldes y concejales presentes, a excepción de los delegados de Benicolet y Fontanars, que se abstuvieron.

Cerdà inició su intervención subrayando la necesidad de «replantear» la gestión de los residuos en el nuevo paradigma surgido tras el 24M. Incrementar el margen de eficiencia para reducir los costes del servicio prestado por la adjudicataria y propiciar una rebaja del recibo que abonan los ciudadanos constituye para éste una cuestión prioritaria. Igual que abogó por «repensar» la tasa con vistas a 2016, lo mismo aplicó a la forma de pago. El presidente avanzó que existe una «corriente favorable» a que el cobro de la basura sea gestionado de forma íntegra por ayuntamientos o mancomunidades para evitar la duplicidad actual, que separa la recogida y el transporte del tratamiento y la eliminación.

Esta medida, sin embargo, plantea inconvenientes en el encaje normativo actual y pasa por un cambio de la ley autonómica aún en fase de gestación. El hecho de no suprimir de forma inmediata el recibo ha generado desilusión entre los alcaldes de izquierdas. Cerdà, ayer, recalcó que ha de quedar garantizada la suficiencia financiera del ente.

El alcalde de Xàtiva reiteró el rechazo del nuevo Consell de izquierdas a la macroplanta ideada por el PP en Llanera de Ranes «por su elevado coste social y el riesgo medioambiental» y abogó por «trabajar desde ya» para estudiar «otras alternativas» al problema de la falta de infraestructuras que arrastran las cinco comarcas del área de gestión „actualmente los residuos son transportados a diario al vertedero de Fontcalent (Alicante)„ buscando «el interés general». Cerdà anunció que su primera medida será reunirse con la Plataforma contraria a esta instalación para estudiar «las mejores soluciones» al proyecto, que sigue pendiente de obtener los permisos ambientales. La conselleria baraja reducirla al máximo y promover una o dos plantas paralelas en el área de gestión, aunque la eventual indemnización que podría reclamar la concesionaria por el lucro cesante es una amenaza.

El presidente subrayó las denuncias existentes sobre la no idoneidad de los terrenos y dijo que «una infraestructura de esta magnitud no se puede desarrollar de espaldas a la sociedad civil y con una grado de oposición tan alto entre los ciudadanos». Además, se mostró partidario de «reconocer las peculiaridades de» la Vall d'Albaida, devolviendo a la comarca la gestión de la basura y resucitando su Plan de Minimización.

Mejorar la percepción del COR

Recuperar la confianza de la ciudadanía hacia el organismo y generar un mayor grado de conciencia social ante la necesidad de potenciar la recogida selectiva y una gestión de los residuos «más respetuosa» con el medio ambiente. Son las líneas prioritarias de trabajo que ayer dibujó Roger Cerdà en la nueva etapa del Consorcio. El alcalde de Xàtiva se comprometió a crear, en un periodo de tres meses, un Consell de Participación Social para abrir el ente a la ciudadanía y anunció que aireará todos los contratos y gastos para despejar cualquier «sombra de sospecha» en la gestión de la etapa anterior.

De este modo se refirió de forma velada a la causa abierta por un juzgado de Xàtiva que investiga si hubo prevaricación en la adjudicación de la planta de Llanera, por la cual el expresidente del COR, Vicente Parra, declarará como imputado en enero. Cerdà ve «urgente» el hecho de «clarificar los procesos de contratación» llevados a término y se comprometió a que «no haya ninguna parte oscura». Durante su discurso, el nuevo presidente quiso enfatizar su voluntad de trabajar «intensamente» por el consenso en las decisiones seno del COR, profesionalizando su gestión más allá de «partidismos». Cerdà también avanzó una futura «agenda verde social» que promoverá iniciativas para concienciar a los vecinos sobre el reciclaje.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine