12 de diciembre de 2015
12.12.2015
Compromís concentra esfuerzos en Alicante

Iglesias: «Será un honor ser investido presidente por un grupo valenciano»

Compromís-Podemos exhibe músculo en Alicante, donde la coalición de Oltra sacó su peor resultado

12.12.2015 | 02:13
Iglesias y Oltra saludan a los simpatizantes que llenaron el pabellón Pedro Ferrándiz de Alicante.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, dio muestras ayer en Alicante de que se siente reforzado tras el debate del pasado lunes. Por eso, no le tembló a la hora de venderse como la única alternativa a Mariano Rajoy y a la corrupción. No sólo concentró todos sus ataques en el jefe del PP, sin mención expresa alguna a los líderes del resto de formaciones, sino que, además, sacó pecho de la gestión de Mónica Oltra en el Consell, en el que era su primer acto con la líder de Compromís en la Comunitat Valenciana y su acto central en Alicante. Ante un aforo que rozó las 4.500 personas, Pablo Iglesias y sus socios en la Comunitat fueron recibidos a los gritos de «Sí se puede» y «Pablo presidente», en un mitin que empezó con 45 minutos de retraso.«Será un honor ser investido presidente por un grupo valenciano», reivindicó ante los canticos.

«No oblideu les retallades ni la corrupció». Con estas palabras en valenciano, en un claro guiño al principal nicho de votantes de Compromís, el líder de Podemos empezaba una intervención en la que alardeó de su tirón en estos momentos. A partir de ahí focalizó sus mensajes en el candidato del PP. «Señor Rajoy, no sólo hemos demostrado que podemos ganarle y que puede gobernar gente decente, sino que podemos gobernar mejor que ustedes, como la vicepresidenta Mónica Oltra ha demostrado», le espetó al líder popular. «Hay una alternativa a la corrupción y la ineficacia», apostilló. Evidentemente, Iglesias trató de sacar rédito político a la gestión de Oltra como vicepresidenta del Consell. Ahora bien, no fue el único ejemplo que puso encima de la mesa. Los casi 100 millones de euros que Ada Colau quiere destinar a políticas sociales en Barcelona; los 10 millones de euros en los que ha reducido la deuda el Ayuntamiento de Cádiz manteniendo abiertos los comedores escolares en verano; o la negociación impulsada en A Coruña con las eléctricas para tratar de reducir el impacto de la pobreza energética fueron sólo otros de los argumentos que el jefe de Podemos se sacó de la manga para replicar al PP que sí, que los suyos son capaces de gestionar, y de gestionar de forma eficaz. «Dicen que nos falta experiencia, pero hemos demostrado que podemos gobernar mejor que ustedes», subrayó de forma reiterada.

En ese punto, entró en harina y empezó a enumerar algunos de las promesas y los logros de Compromís, como la reapertura de la televisión pública valenciana o el convenio con Transparencia Internacional. Comenzaron entonces los ataques frontales contra la corrupción. Aunque aprovechó para pedir la dimisión de Gustavo de Arístegui como embajador de La India, se centró en los escándalos que han castigado la imagen de la C. Valenciana, prestando especial atención a los casos Blasco y Emarsa, que, según resaltó, se traducen en seis centros educativos menos. «La corrupción tiene que formar parte del pasado de este país», proclamó. «Señor Rajoy, no está a la altura de ser presidente», añadió Iglesias.

Previamente, había intervenido Mónica Oltra, quien, por momentos, dio la impresión que había pasado por encima de Iglesias. También ella centró sus ataques en el PP, y lo hizo a golpe de críticas hacia la corrupción y a base de sacar rédito de la gestión que ha hecho en el Consell desde que se hizo con la vicepresidencia. «Todas las legislaturas tienen algo bueno, y también la de Rajoy: que se acaba», empezó diciendo nada más arrancada su intervención. «Necesitamos un Gobierno con corazón y el Gobierno del señor Rajoy no ha tenido corazón», manifestó. «El corazón no cabe en un sobre», destacó en un tono claramente irónico. «No tienen corazón, pero sí bolsillos», argumentó. Poco a poco, fue afeando medidas como el rescate a la banca, la reforma laboral, los recortes en sanidad y en educación, para acabar diciendo alto y claro que «ellos –por el PP– son los culpables de la crisis y los que han hecho negocio con la crisis». Afeó eso, y escándalos como el de Bárcenas o el caso Noós.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook