27 de octubre de 2015
27.10.2015
Publicación

Aznar cree que España "salió ganando" en la guerra de Irak

Así lo asegura en una carta fechada el 12 de agosto de este año que García-Margallo ha publicado hoy en un libro

27.10.2015 | 17:00

El expresidente del Gobierno José María Aznar asegura que España "salió ganando" en términos de "influencia y de apoyo internacional a nuestros objetivos" respaldando la guerra en Irak en marzo del año 2003.

Así se recoge en una carta, fechada el 12 de agosto de este año, en el libro "Todos los cielos conducen a España. Cartas desde un avión" (Planeta), escrito por José Manuel García-Margallo y en el que el ministro de Asuntos Exteriores reúne una copiosa literatura epistolar con amigos, colaboradores y políticos con los que habla de temas nacionales e internacionales.

"Nosotros habíamos hecho del fortalecimiento de la relación con Estados Unidos una prioridad desde nuestra llegada al Gobierno", afirma Aznar, en respuesta a la carta de García-Margallo en la que le recuerda su rechazo a ese apoyo de España a la guerra en Irak.

El exjefe del Gobierno asegura en su misiva que "por convicción atlantista, porque convenía estratégicamente a España y por un elemental sentido de la reciprocidad política: no se puede pedir ayuda a un amigo y luego, cuando ese mismo amigo te la reclama, negársela".

Por eso, continúa, su Gobierno apoyó las primeras iniciativas del presidente Bill Clinton contra Saddam Hussein, la lucha contra los talibanes en Afganistán y el "esfuerzo liderado por el presidente Bush" en Irak.

"Hicimos lo que hicieron otros países europeos, la mayoría, aunque nuestra visibilidad fuera mayor por nuestra condición de miembros no permanentes del Consejo de Seguridad", destaca.

El expresidente del Gobierno recuerda que España "no participó en ninguna guerra y ni un solo soldado español estuvo en Irak un solo día sin la cobertura indubitada de Naciones Unidas para la estabilización del país".

"Internamente, en la dialéctica política española, el resultado fue un recrudecimiento de los ataques de la izquierda al Gobierno. Sin embargo, en términos de influencia y de apoyo internacional a nuestros objetivos, España salió ganando. Y no sólo España", remata José María Aznar.

García-Margallo traslada en esa misiva a Aznar su discrepancia con la intervención de España en Irak que llevó a cabo su Gobierno.

"El pueblo español, que había visto ilusionado los logros de política exterior hasta ese momento, no entendió -ni se le supo explicar- el porqué de aquella decisión", señala el jefe de la diplomacia española.

A juicio del ministro, esta situación supuso "tal ruptura" que "se han olvidado los logros conseguidos por la política exterior española durante tus ocho años de Gobierno y la ilusión que se creó al ver a España en los centros de decisión".

La distancia y la tranquilidad que dan los largos tiempos que García-Margallo pasa en un avión le han servido para mantener un intercambio de cartas con amigos, colaboradores y políticos que después ha recogido en el libro "Todos los cielos conducen a España. Cartas desde un avión", que hoy salió a la venta.

Desplazamientos en los que ha aprovechado para escribir esas cartas que se ha cruzado con políticos como Miguel Arias Cañete, José María Aznar, Shlomo Ben-Ami, Carlos Espinosa de los Monteros, Jorge Fernández Díaz, Felipe González, Willy Meyer, Charles Powell, José Luis Rodríguez Zapatero, Javier Solana o José Ignacio Wert.

También con Emilio Lamo de Espinosa, Fernando Eguidazu, José María Beneyto, Carlos Bastarreche, Igor Ivanov, Alejandro Muñoz Alonso, Enrique Iglesias, Eugenio Bregolat, José Luis Zavala, John Muller o Rebeca Grynspan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine