27 de marzo de 2016
27.03.2016
Entrevista

José Antonio García Rabasco "Verza": "He vivido un descenso y voy a morir para no sufrirlo otra vez"

El centrocampista cree que el conjunto «granota» salvará la categoría si vence los cuatro encuentros en Orriols y logra «una machada» fuera - «La clave ante el Sporting será el hambre del equipo», asevera el jugador alicantino

27.03.2016 | 04:15
Verza, autor de dos goles de falta directa este año, es el principal responsable de las jugadas a balón parado del Levante UD.

Futbolista del Levante UD. Afianzado como eje azulgrana en la línea medular, y pese a su comedido tono de voz, Verza (29 años, Orihuela) ha asumido los galones sobre el césped hasta lucir el brazalete de capitán en más de un partido. La temporada pasada padeció el drama del descenso con la camiseta del Almería y este año se muestra convencido de que el Levante UD todavía tiene margen de maniobra para evitar el temido regreso a Segunda.

¿Este parón de Liga perjudica o beneficia al Levante UD?
Personalmente, me gusta la competición, y más después de una derrota como la de Riazor, porque hay ganas de resarcirse. Pero viene bien descansar la mente. Tanta tensión durante tantas jornadas afecta al futbolista.

¿La derrota en A Coruña supuso uno de los golpes más duros de esta temporada?
Posiblemente, junto con el del día del Atlético de Madrid. Son partidos en los que estás trabajando muy bien, con un esfuerzo muy grande, en los que te meten un gol al final con mucha fortuna. En esos momentos te paras a pensar en por qué no te pasa eso a ti, a favor.

¿Se trata sólo de una cuestión de mala suerte?
El Levante UD es último por un cúmulo de circunstancias, pero es verdad que en algunos partidos, con algo de suerte, habríamos sacado cuatro o cinco puntos más. Se pueden mejorar muchas cosas, pero con esa pizca de fortuna estaríamos con el Getafe o el Granada.

¿Qué le sucede al equipo cuando juega fuera de casa?
Falta que nos pongamos por delante en el marcador y el equipo vea que es capaz de llevar la iniciativa en cuanto al resultado. Siempre empezamos por detrás y así es muy complicado. Hay que partir de portería a cero y buscar el gol a favor. Al Levante UD, en este último tramo le está costando mucho sumar fuera de casa, pero vamos a ver si en esta liga contra los de abajo rompemos la racha.

En casa parece que han dado con la tecla adecuada...
Hemos sido capaces de entrar enchufados, de controlar el ritmo del juego, de tener la primera jugada a favor, el primer disparo, el primer gol... Así se ganan los partidos. Hay que salir siempre así.

¿Como está el vestuario?
El equipo tiene ganas de que llegue el Sporting para demostrar que no estamos hundidos. El otro día, 48 horas después de perder un valioso punto contra el Dépor, el mensaje en el entrenamiento era muy claro: «Señores, el lunes ganamos y estamos ahí otra vez». Esa es la mentalidad del equipo.

¿El equipo cree en lo que hace?
Totalmente. Creemos porque vemos que cuando jugamos contra los de abajo en casa estamos a un muy buen nivel y sabemos que somos capaces de hacerlo. Ahora tenemos que ganar en casa y fuera porque hay un déficit de puntos. Hay que dar un puñetazo en la mesa y conseguir dos victorias consecutivas.

¿Está más cómodo con el nuevo sistema del equipo?
Estoy mejor, porque tenemos más el balón. Por mis características de juego es un sistema que va más conmigo. Cuando sales a competir, pasan los minutos y no entras en contacto con el balón y estás venga a correr detrás de él... cuando lo tienes es más difícil tener claridad a la hora de jugar. Luego, los fichajes como Rossi y Verdú me ayudan mucho a dar continuidad al juego y eso creo que lo nota el equipo.

¿El equipo llega a ser, a veces, demasiado ofensivo?
El día del Valencia, por ejemplo, el equipo sale valiente, a por el partido, a por el balón y a crear ocasiones. Cuando tu estás en el área rival es más difícil que te hagan gol. Está claro que en los minutos finales entra ese miedo a no perder lo que has hecho durante el partido.

¿Le sorprendió que Rubi le diera el brazalete?
Fue el día del Atlético y no me lo esperaba. Rubi quería que fuese yo y le dije que no tenía problema, pero que había jugadores con más años en el club y que si ellos querían... Me respondió que por veteranía, partidos en Primera y estar cerca del árbitro en el centro del campo quería que fuese yo. No necesito el brazalete para ser compañero, para ayudar, hablar... Actúo de la misma manera lleve quien lleve el brazalete.

¿Cuál será la clave en el duelo ante el Sporting?
El hambre que tiene que tener este equipo de aferrarse a la categoría. No hay que darle opción al Sporting desde el primer minuto. En el Ciutat de València los rivales no pueden ni soñar que pueden rascar nada. Hay que salir a matar el partido de la forma más eficaz.

¿En cuántos puntos cree que estaría la permanencia del Levante UD?
Hay que ganar los partidos de casa y lograr una machada fuera. Se puede conseguir. Son 15 puntos, con lo que te vas a 39. Este año con 37 ó 38 te puedes salvar. Si se gana fuera ante un rival directo, mucho mejor.

Por lo que les transmite el presidente, ¿detecta preocupación en el club?
Todos nos jugamos mucho. Con el nuevo reparto de televisión quedarte en Primera significa mucho. Un club que lo ha pasado tan mal tantos años y que ahora, en una situación económica buena, se permite pagar traspasos por futbolistas, seguir otro año en Primera es importantísimo. Para un futbolista bajar a Segunda... En mi caso pasaría a cobrar la mitad y dejaría de jugar en la mejor liga del mundo para ir a Segunda División. Sé lo que significa un descenso, lo he vivido en mis carnes y voy a morir en el intento para no sufrirlo otra vez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine