31 de octubre de 2015
31.10.2015

Alberto Caselles, abad emérito de la colegiata de Gandia, fallece en Gata a los 87 años

El sacerdote todavía concelebró misa en la tarde del jueves en la iglesia de Sant Miquel de su pueblo natal

30.10.2015 | 23:07
Alberto Caselles, abad emérito de la colegiata de Gandia, fallece en Gata a los 87 años

Alberto Caselles Fornés, abad emérito de la colegiata de Gandia, regresó a su pueblo, Gata de Gorgos, en 2005, cuando se jubiló. Pero no abandonó su actividad sacerdotal. «Ayer mismo concelebró conmigo la misa de las 7 de la tarde», indicó el párroco de Gata, Francisco Murillo. Caselles falleció en la mañana de ayer. Se despertó con el ánimo de siempre. Vivía con su hermana, unos años más joven que él. Tras desayunar, notó que le faltaba el aire. No estaba enfermo y solo sufría los normales achaques de la edad.

Caselles contaba con 87 años de edad. Hoy se celebrará, a las 12 horas, su entierro en la iglesia de Gata de Sant Miquel Arcàngel. Su cuerpo estará en el templo parroquial desde las 9 horas y los vecinos rezarán un rosario por su alma. La misa exequial la oficiará el cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares, y a su despedida se espera una gran asistencia de vecinos de Gandia, la ciudad en la que disfrutó siendo uno de los abades más queridos y próximos.

Alberto Caselles fue durante 17 años abad mitrado de la colegiata de la Asunción de Nuestra Señora de Gandia. Cuando se jubiló, en 2005, siguió siendo abad emérito. Entonces regresó a su pueblo. «Era un gatero de pura cepa», destacaban ayer los vecinos. El actual párroco recordó que, en 2011, cuando él llegó a Gata, «me abrió las puertas de todas las casas. Siempre que se lo pedía me acompañaba. Deja un gran vacío en este pueblo».

Ordenado sacerdote en el congreso eucarístico de Barcelona de 1952, fue párroco en Benilloba, en la iglesia de la Resurrección del Señor de Valencia, en la Santa Creu de Pedreguer y en Sant Jaume de Algemesí. Formó parte del consejo presbiteral de la archidiócesis de Valencia y del consejo de consultores. También ejerció de vicario episcopal en la Ribera y en la Safor-Marina-Valldigna.

Durante sus años en Gandia, el abad emérito fue durante un tiempo colaborador habitual de Levante-EMV mediante una serie de escritos sobre religión que publicaba casi todos los sábados.

Su legado espiritual es mucho. Y también el material. Fue él quien impulsó el Plan Director de restauración de la insigne Colegiata de Gandia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine