11 de abril de 2018
11.04.2018
Debate

El grupo Seguridad Social prepara otro himno para el centenario

José Manuel Casañ graba «Amunt València, honor y gloria», compuesto desde el año pasado - Sectores del valencianismo reclaman el clásico "Un beso y una flor" de Nino Bravo para adoptarlo en la grada

12.04.2018 | 09:44
El grupo Seguridad Social prepara otro himno para el centenario

En plena efervescencia del debate sobre qué canción moderna necesita el valencianismo cantar al unísono, si un tema clásico adaptado o una composición nueva ante la inminencia del centenario, el mítico grupo musical valenciano Seguridad Social ultima estos días la grabación de otro tema que toca la fibra del corazón blanquinegro.

El cantante y compositor de una de las grandes bandas nacionales surgidas en los años 80, José Manuel Casañ, tiene compuesto el himno oficioso desde el año pasado y lo formalizará estos días en el estudio.

Su idea es presentárselo al Valencia CF, a modo de propuesta, una vez sepa a qué ventanilla del club dirigirse. La misma pregunta que se hace Cisco Fran, autor del tema «Volverán/Tornaran», conocido ayer gracias a la web de Levante-EMV, y que circulaba por las redes sociales a la velocidad de la luz.

Casañ, valencianista de cuna y uno de los artistas de rock españoles más consolidados, ha titulado la canción «Amunt València, honor y gloria», un tema alegre y pegadizo, de rock épico, pensado para que la afición pueda cantarlo a capela en las gradas.

El tema ensalza en su letra los valores históricos del equipo blanquinegro, como la «fiereza», y subraya, en su estribillo, la tradición valencianista heredada de padres a hijos y el poder del club impulsado por su glorioso pasado.

La aparición de dos canciones en cuestión de días, una ya con música y voz y la otra en plena grabación, acentúa una inquietud, la musical, que despierta pasiones entre los valencianistas, tanto en los nostálgicos como en los más jóvenes.

Los hay que son partidarios de la creación de una canción moderna, como las de Cisco Fran o Seguridad Social. Ese fue, precisamente, uno de los muchos compromisos del expresidente Amadeo Salvo para «modernizar» la entidad, antes de que el desembarco de Peter Lim en el Valencia eclipsara esta y otras muchas cuestiones. Entonces, se entiende, había otras prioridades que atender. Ahora, a 8 meses de que el Valencia CF cumpla 100 años de historia, y con el equipo asomando de nuevo la cabeza entre los grandes, la afición del Valencia puede estimularse con esta eterna consulta.

El Valencia CF tiene un himno, el «Amunt València» compuesto por Pablo Sánchez Torrella, cuyo estribillo es a veces acompañado, incluso, por la grada menos animosa. Tampoco uniformizó a la afición el archisonado pasodoble Valencia, que acompañaba al equipo a su salida al césped en los años 70.

Así que son muchos los sectores del valencianismo que ansían una canción que, definitivamente, vertebre a toda la grada, como la tiene el Sevilla, popularizada hasta el extremo. Ya ha habido varios intentos. Desde el grupo Inhumanos (Campeones), en los años 80, hasta el propio Casañ (Amunt València, arriba los corazones). El último, más exitoso, fue Una canción para el Valencia, que suena interpretada todos los partidos por Emilio Solo. Fue compuesta por Alfonso Aguado, exfundador de Inhumanos.

Los hay partidarios de recurrir a la espontaneidad de adoptar un tema clásico, como hicieron el Liverpool y el Celtic (You´ll never walk alone), Manchester City (Blue Moon) o el Boston Red Sox de béisbol (Sweet Caroline). La canción Un beso y una flor, de Nino Bravo, el cantante valenciano más universal, aflora con más fuerza que ninguna.

En un acto espontáneo, un grupo de valencianistas emigrados a Suiza, la cantaron al final de un partido amistoso del Valencia, en pretemporada. «Yo prefiero que salga de una forma natural, que suene en el estadio y se vaya convirtiendo en una costumbre», explica Jorge Martín, el vocalista del grupo La Habitación roja e hijo de un exfutbolista del Valencia. «Es una canción con la que se identifican padres e hijos, hace comunión», añade. Casañ, que versionó en rock Un beso y una flor, también lo apoya para sumarlo al repertorio. «Los clásicos enganchan, sí o sí. Estamos hablando de Nino Bravo», afirma.

El sociólogo Vicent Flor, otro valencianista de sangre, apuesta, también, por una canción «que motive a 50.000 aficionados y que sea fácil de cantar». «Ha de ser un tema que cree comunión en la grada», apostilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine