06 de noviembre de 2015
06.11.2015
Carrera

De Italia al río en el primer crucero para corredores

Cien cruceristas celebran una carrera en Valencia para completar la distancia del maratón en tres ciudades - Empezó en la Ciudad de las Artes, siguió por el circuito 5K, rodeó el Parque de Cabecera y acabó en el estadio

06.11.2015 | 04:56
De Italia al río en el primer crucero para corredores

El cauce del Turia es el habitual espacio en el que, a lo largo del día, cientos de personas bajan a hacer deporte. Ayer, en el horario de menos afluencia „un día laborable y a las once de la mañana„ los que por allí andan o trotan o los simples turistas y paseantes se encontraron con una pequeña estampida de hombres y mujeres con número en el pecho que pasaban en dirección a la cabecera del río. Eran los protagonistas de la última fórmula de aprovechamiento del jardín: los pasajeros de un crucero deportivo, llegado desde Italia. Eran cien corredores de ese país, a los que se sumaron casi 150 de casa, que se inscribieron para la ocasión. Salieron de la Ciudad de las Artes, pasaron por el Circuito 5K, dieron la vuelta en el parque de Cabecera y regresaron para entrar en el estadio del Turia, donde les esperaba la meta.

Es una nueva idea a explotar en la que se ha dado en llamar «Ciudad del Running» y que ha puesto la mirada en todo tipo de acciones para hacer de ésta una marca. Ayer, la idea la traían hecha los responsables de la empresa Jaktour: la Maratona del Mediterráneo. «Hemos venido en el barco 100 corredores y 150 acompañantes y con esta carrera empezamos el viaje ya de vuelta». La idea consiste en recorrer la distancia de un maratón (42 kilómetros) en tres etapas: Roma, Palma de Mallorca y Valencia. «Y también hay opción para correr sólo 21 o sólo 10, porque hay corredores de toda condición» explicaba el responsable, Marco Sajevo. Meter en un barco a deportistas y sus familias surgió de la idea de «poder aunar la práctica del deporte y el turismo. Normalmente, un corredor entrena en solitario, es difícil compaginarlo con la familia. Y cuando no, incluso discutes. Aquí hemos puesto en valor la posibilidad de juntar las dos cosas». El proyecto va más allá, porque han ido a acabar en la ciudad de Europa donde más se entrena la carrera a pie. «Tenemos la idea de iniciar el crucero el próximo año en Valencia y acabarlo aquí. Sabemos de la cantidad de gente que aquí corre y estaríamos encantados de que, quien quiera, pueda hacer las escalas y correr en otras ciudades».

Victorias de casa: Hicham y Raquel
El crucero tenía salida en Génova y escalas, sin correr, en Palermo, Cagliari y aún queda, en el regreso, la de Marsella. Durante los días, las amenidades estaban relacionadas con el deporte y la carrera a pie: charlas sobre nutrición, fisioterapia y demás.

La carrera fue ganada por los de casa. El «runner» valenciano responde siempre. En la salida había corredores y camisetas habituales cada fin de semana. Massamagrell, Cárnicas Serrano, Pioneros de Suramérica, Kenyan Urban Way, Nosotras Deportistas, Caragolets€ En chicos ganó el marroquí Hicham Ettaichmi y en chicas, Raquel Landín, dos atletas de sobra conocidos en el mundo popular. Ambos se llevaron de premio un fin de semana en la capital de Italia.

«¿Esto era un río?»
En quinta posición entró el primer italiano, Roberto Epifani, de la población de San Donari. «El año pasado corrí el maratón de Nueva York y quedé en el puesto 305º con dos horas y 50 minutos». Va a ser el ganador absoluto sumando los tiempos de las tres carreras, que es lo que completa los 42 kilómetros. No salía de su asombro: «¿De verdad que esto era un río? Pues es fantástico para correr». La carrera tenía su lado de aventura para los que desconocían el recorrido. «No he tenido problema: he seguido la estela de un corredor de casa y ya sabía por donde ir. He corrido muy a gusto y me ha llamado la atención la pista de correr» comentaba en relación al circuito 5K, por donde pasó parte del trazado de la carrera. Cumpliendo lo que decía el organizador, estaba haciendo el viaje acompañado de su «ragazza», que iba haciendo fotos.

Sajevo había estado previamente en Valencia y también estableció contacto con la Fundación Trinidad Alfonso de cara a otro de los grandes fenómenos turísticos de la ciudad: la presencia de más de mil quinientos italianos la próxima semana con motivo del maratón. «Vienen muchos y aún podrían venir más si se fletan vuelos charter. Si conseguimos aunar los intereses, se puede hacer un verdadero puente aéreo para la carrera». Ayer se echó de menos, en todo caso, la presencia de algún representante de la Fundación Deportiva Municipal, cuya sede está a un par de cientos de metros.

La organización en Valencia corrió a cargo de GeyserEvents, unos habituales en estas lides, con José Enrique Muñoz, y los dos habituales de las carreras de Valencia, Vicent García y Joxe Fernández. «Esto es el primer paso. Porque si esto crece€ vamos, nos toca cerrar calles y de todo. Es una idea que, bien aprovechada y dejándola crecer... ¿A quien no le gusta embarcarse y hacer deporte? Y con los precios que ponían más aún».

Los participantes italianos acabaron confraternizando con los de casa. Como si de una excursión facultativa se tratara, el autobús les esperaba para regresar al barco y continuar el viaje.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook