16 de febrero de 2016
16.02.2016
Traslado

Las tortugas de Aldabra estrenan "hogar" en el Oceanogràfic

Morla y Darwin, procedentes de un decomiso, podrán verse todo el año en el parque - Son las segundas tortugas terrestres más grandes que existen

16.02.2016 | 13:43
Las dos tortugas terrestres gigantes.

Las tortugas de Aldabra estrenarán en marzo nuevo "hogar" en el Oceanogràfic de Valencia. Procedentes de un decomiso, Morla y Darwin fueron cedidas a la instalación por el Centro Municipal de acogida de aves y fauna exótica del Ayuntamiento de Valencia.

El nuevo hogar para las tortugas de Aldabra se enmarca en el Plan de Inversión que está realizando Avanqua y que se inaugurará el próximo 3 de marzo, según ha informado la mercantil en un comunicado. Se trata de tortugas terrestres gigantes, la segunda más grande que existe tras las tortugas Galápagos y pueden alcanzar los 120 centímteros y superar los 250 kilos.

Estos animales pueden beber a través de la nariz, gracias a la presencia de un tabique cartilaginoso nasal que les permite absorber agua por esta vía. Aunque no se sabe a ciencia cierta cuanto pueden vivir, se trata especies muy longevas. El último dato comprobado respecto a su edad fue 'Adwita', un ejemplar que vivió en el zoo de Calcuta y murió a la edad de 255 años.

Con el traslado a su nuevo hogar, las tortugas "ganan en visibilidad" dentro del recorrido por las instalaciones del Oceanogràfic y además podrán ser vistas durante todo el año. Según Avanqua, la presencia de estos animales en el recinto tiene un "gran valor" no sólo a nivel de exhibición sino a nivel educativo ya que con ellas quedan representadas los tres tipos de tortugas: de tierra, galápagos y marinas.

Se trata de una especie endémica del atolón coralino de Aldabra declarado por UNESCO Reserva de la Biosfera. Se encuentra cerca de las Seychelles y posteriormente ha sido introducida por el ser humano en otras islas como Mauricio, Isla Reunión y Changún.

En cuanto a su conservación, la tortuga de Aldabra apenas tiene depredadores naturales. Su mortalidad es a consecuencia de las caídas, debido a los desniveles del terreno o grietas y sobre todo, a las elevadísimas temperaturas así como a diferentes catástrofes naturales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook