23 de marzo de 2016
23.03.2016
Poblats Maritims

La Harinera deja la UCI

La consolidación del edificio acabará en septiembre El consistorio lo destinará a centro de emprendedores

23.03.2016 | 01:26
La Harinera deja la UCI

La rehabilitación de la Harinera se retomó el lunes, tras varios meses de parón, por la falta de acuerdo entre el ayuntamiento y la empresa adjudicataria con los sobrecostes generados por las obras de refuerzo imprevistas en un edificio que amenazaba ruina.

El concejal de Desarrollo Urbano y Vivienda, Vicent Sarrià, acompañado por Joan Calabuig y Jordi Peris, responsables de la delegaciones de Empleo y Emprendimiento e Innovación, respectivamente, visitaron ayer por la mañana la antigua Harinera del Grao, donde el lunes se reiniciaron las obras de consolidación y rehabilitación para la conversión del edificio construido en 1923 en un espacio sociocultural, vivero de empresas y centro municipal de referencia de las políticas de empleo y apoyo a los jóvenes emprendedores.

La consolidación y rehabilitación del edificio sito en la calle Juan Verdeguer, tras su reanudación, está previsto que finalice entre los meses julio y septiembre de este año. Los trabajos se realizan con cargo al denominado Plan Confianza y tienen un presupuesto que, tras la reciente modificación del proyecto a petición de la dirección facultativa, asciende a 2.726.975 euros.

La restauración de la Harinera ha estado más de medio año bloqueada, en concreto, desde la llegada del nuevo gobierno tripartito, por las discrepancias entre el ayuntamiento y la dirección de obra sobre los sobrecostes generados por las obras de refuerzo que se han tenido que realizar en el edificio, que amenaza ruina tras años de abandono.

Las obras fueron adjudicadas con una baja del 35% respecto a la licitación inicial, por lo que el sobrecoste de 200.000 euros al que el ayuntamiento ha dado finalmente luz verde no supera el presupuesto de licitación inicial.

Una vez concluida la fase de consolidación y rehabilitación se licitará la de habilitación, para la que ya existe una partida de 841.103 euros en el presupuesto municipal de 2016. La financiación de estas obras de habilitación tendrá carácter plurianual, con una nueva consignación presupuestaria en 2017 para concluirlas.

El edificio, de cinco plantas, va a integrar algunos elementos de la construcción original, como la antigua tolva de madera donde se cargaba la harina.

Sarrià, Calabuig y Peris visitaron las distintas partes de la antigua Harinera. Tras la rehabilitación y habilitación, el inmueble será gestionado por las delegaciones de Empleo y Emprendimiento y la de Innovación y Gestión del Conocimiento La Harinera tendrá los mismos volúmenes que el edificio original, con una superficie construida de 4.200 metros cuadrados, incluyendo escaleras y elementos comunes. La antigua Harinera está dividida en tres bloques y está previsto potenciar de forma especial la fachada. El acondicionamiento del edificio para los nuevos usos será objeto de una licitación distinta una vez acabada la consolidación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook