24 de junio de 2016
24.06.2016

Un tesoro de iglesia en la ciudad

San Juan del Hospital enriquece su patrimonio público con la apertura hoy de su espectacular Patio Sur, con el cementerio medieval - Construido tras la Reconquista, es el templo más antiguo de Valencia y uno de los más desconocidos

24.06.2016 | 04:15

Para muchos, es la iglesia más bonita de Valencia. O la más entrañable. Aparte de su labor social y pastoral, una característica la define ahora: quien la visita, ya no quiere casarse en otro lugar. Es la más antigua de la ciudad. La primera construida tras la reconquista. Y es la más escondida. Sus tesoros pasan desapercibidos si se transita con poca pausa por la calle Trinquete de Caballeros. Allí hay un portalón a mano izquierda que da a un patio lleno de plantas y flores. Encajonado entre viejas fincas, se alza una de las grandes maravillas de la ciudad que desde hoy lo será aún más cuando, a las 19 horas, el cardenal Cañizares proceda a la apertura y bendición del Patio Sur, el cementerio medieval. Una nueva colección de joyas arquitectónicas que, restauradas bajo la coordinación de Jorge García Valldecabres, permitirá a los visitantes completar el recorrido por uno de los vestigios de la Valencia antigua más importante que existe.

San Juan del Hospital tiene una historia que habla por sí sola. La edificó la orden sanjuanista (actualmente de Malta) en unos terrenos cedidos por el rey conquistador que incluían el palacio del emir. Allí hubo iglesia, hospital, residencia y cementerio, que conforman un complejo extraordinario que, milagrosamente, se salvó de la piqueta en 1940 y que en 1966 que rescatada para el culto por el Opus Dei después que su altar mayor fuera convertido en un cine. A base de décadas de restauración „que aún no ha finalizado„ es ahora un templo imposible de pasar de largo en las visitas de la ciudad. Su gran altar mayor, las capillas vieja y nueva a Santa Bárbara, sus pinturas murales y su rica mezcla de estilos se multiplica ahora esta nueva apertura. Porque el Patio Sur es el único cementerio medieval urbano que conserva la ciudad y en los nuevos terrenos visitables se podrán contemplar lápidas de enterramientos donde se ha dado sepultura a los restos óseos que han aparecido durante las obras. También han aparecido restos de cerámicas islámicas, que engrosan el museo que existe en el complejo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook