14 de noviembre de 2017
14.11.2017

Fomento sigue adelante con la ampliación de la V-21 pese al rechazo del ayuntamiento

El Gobierno procedió ayer a la apertura de la plica técnica y anuncia para el 13 de diciembre la conclusión del proceso

14.11.2017 | 04:15
Fomento sigue adelante con la ampliación de la V-21 pese al rechazo del ayuntamiento

El Ministerio de Fomento procedió ayer a la apertura de la plica técnica del proyecto de ampliación de la V-21, un gesto que en condiciones normales no tendría mayor relevancia mediática pero que en esta ocasión significa, ni más ni menos, que seguir adelante con el proyecto pese a la petición de paralización realizada por el Ayuntamiento de València. Es más, se ha fijado para el próximo 13 de diciembre la apertura de la plica económica, lo que supone una inmediata adjudicación de la obra, que tiene un presupuesto de 29 millones de euros.

En las últimas semanas, la construcción del tercer carril de la V-21 entre el Carraixet y la entrada a València por la Avenida de Cataluña ha sido objeto de un profundo debate político que dejó en el aire su continuidad. El pleno de ayuntamiento, a instancias del equipo de Gobierno, aprobó una moción en la que se instaba al Ministerio de Fomento a paralizar la obra y hacer un nuevo proyecto que no destruyera 80.000 metros cuadrados de huerta.

Posturas en contra
Esta posición fue apoyada, además, por numerosos colectivos ecologistas y proteccionistas, pero también generó un declarado rechazo por parte de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) y del propio Gobierno. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, recordó que nadie se había opuesto al proyecto en fase de alegaciones y que hacer uno nuevo supondría perder los 30 millones de inversión y retrasar cualquier alternativa otros diez años. También hubo una coincidencia general en que esta carretera, que ahora soporta un tráfico de 70.000 vehículos diarios, se colapsaría si no se hace un tercer carril. De ahí que su postura fuera continuar adelante con el proyecto.

En medio de este debate, el alcalde, Joan Ribó, anunció un plan alternativo que permitía continuar con el tercer carril destruyendo entre un 50 y un 60 por ciento menos de huerta, pero su socio de Gobierno, València en Comú, no lo aceptó, así que la reunión prevista con el Ministerio de Fomento sigue en el aire.

De hecho, el ministerio ha cumplido con lo anunciado y sigue con los trámites previstos. Ayer se procedió a la apertura de la plica técnica del concurso, al que se han presentado 29 empresas. Además, el próximo 13 de diciembre se abrirán las ofertas económicas para, posteriormente, proceder a la adjudicación del contrato de obras, cuya licitación ha salido por 29 millones de euros.

El objetivo de esta actuación es aumentar la capacidad de la V-21 mediante la construcción de un tercer carril en un tramo de autovía que actualmente soporta más de 70.000 vehículos de media al día, mejorando de esta forma el nivel de servicio, recuerda el Ministerio de Fomento en un comunicado. También se pretende incrementar su seguridad vial, destacando la ampliación de una curva de radio reducido en el cruce sobre el ferrocarril, que actualmente tiene carencias de visibilidad, añade.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook