El linfoma es el tipo de cáncer de sangre más frecuente entre la población. Aunque en España no hay análisis epidemiológicos reglados, la Red Española de Registros de Cáncer (REDECAN) estima que cada año son diagnosticados 10.000 nuevos casos de linfoma.

El linfoma es un tipo de cáncer hematológico producido por la proliferación maligna de linfocitos (células defensivas del sistema inmunitario), que se inicia generalmente en los ganglios linfáticos.

Te puede interesar: Una molécula del aguacate para apuntalar el tratamiento contra la leucemia

Hasta el momento no se conocen sus causas, por eso, no existe ningún tipo de medida preventiva que se pueda llevar a cabo.

La edad media de aparición, según la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), es de 60 años. La buena noticia es que hasta el 60% de los casos de linfoma se curan.

Síntomas del linfoma

Los signos más habituales de que los linfocitos se están multiplicando anómalamente son:

Más de 60 tipos de linfoma

Según la Organización Mundial de la Salud existen más de 60 tipos de linfoma. La diferencia entre ellos está en el tipo de células inmunes que estén afectadas y en los biomarcadores implicados.

A pesar de esta gran variedad, los expertos de la SEHH establecen dos grandes grupos:

Sea del tipo que sea el linfoma, su forma de evolucionar es muy diferente en cada paciente, y esto también permite a los especialistas establecer una distinción entre los linfomas indolentes o los agresivos.

Los indolentes son, según los hematólogos, de crecimiento lento. Hay pacientes que sin recibir ningún tipo de tratamiento, viven durante muchos años sin presentar complicaciones.

Es más, en algunos casos los especialistas recomiendan no iniciar tratamiento alguno hasta que se desarrollen síntomas.

En el lado opuesto se sitúan los linfomas agresivos, que evolucionan rápidamente y que si no se tratan pueden reducir la esperanza de vida del paciente a pocos meses o semanas.

El abordaje más habitual de los linfomas agresivos se realiza mediante la inmuno-quimioterapia. Y, afortunadamente, la gran mayoría de los pacientes responden bien al tratamiento, llegando incluso a curarse.

Dentro de este cáncer hematológico agresivo el más conocido es el linfoma B difuso de células grandes (LBDCG).

Diagnóstico y tratamiento

Una vez que surgen los síntomas de alerta propios de esta patología, los especialistas determinarán la presencia del linfoma a través de diferentes pruebas diagnósticas:

Una vez realizado el diagnóstico el tratamiento que va a recibir el paciente va a depender del tipo de linfoma que padezca y de el estadio en el que se encuentre. Entre las técnicas más utilizadas están:

Linfoma y Covid-19

En el último congreso de la Asociación Americana de Hematología (ASH en sus siglas inglesas), el Grupo Español de Trasplante Hematopoyético (GETH), de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), presentó un estudio que mostraba una mortalidad del 35% en pacientes hematológicos con neumonía por Covid-19.

Esta cifra se incrementaba en aquellos pacientes que tenían enfermedad activa en el momento de la infección.

En el caso concreto de los linfomas, el Grupo Español de Linfomas (GELTAMO) tiene en marcha un estudio propio que recoge los datos de más de 200 pacientes y que confirma la gravedad de esta infección en este colectivo.

Por tanto, los especialistas insisten en la necesidad de prevenirla con seguridad ambiental y vacunas.

Con respecto a la inmunización frente a la COVID-19, María Dolores Caballero Barrigón, presidenta de la Fundación GELTAMO, ve «lógico» el rechazo de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) a administrar, por ahora, una tercera dosis a la población general y reservarla para las personas cuyo sistema inmunitario presenta problemas.

En la SEHH «se está estudiando la efectividad de la vacunación en cerca de 400 pacientes receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH) y/o de células CAR-T, algunos de ellos con linfoma», señala la experta.

Esta investigación muestra cómo «los pacientes con linfoma que han recibido terapia CAR-T parecen tener peor respuesta a la vacuna que otros enfermos hematológicos» Aunque estos datos tienen que confirmarse, «son un punto de partida importante».