Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Torremar ofrece ceder al ayuntamiento la urbanización del PAI Doña Blanca Golf

La empresa urbanizadora acepta retirar los contenciosos si el consistorio lleva adelante el proyecto Torremar, en concurso de acreedores, aún es propietaria del 60 % de los terrenos y sigue interesada en que el PAI prospere para su propia viabilidad

Recreación del PAI de golf en la playa de Torreblanca.

Recreación del PAI de golf en la playa de Torreblanca. Levante-EMV

Torreblanca ha recibido una propuesta formal de la urbanizadora Torremar para desbloquear la situación del PAI Doña Blanca Golf después de que el consistorio anunciara que iba a retirarle la condición de agente urbanizador al no haber iniciado las obras dentro de los plazos previstos. Según explicó ayer el alcalde Juan Manuel Peraire, se trata de un «acuerdo amistoso» para evitar llevar el proceso a los tribunales y garantizar así que el proyecto «no muera». De tener el beneplácito de los técnicos municipales, el ayuntamiento aceptará.

Desde la adjudicación inicial de las obras en junio de 2012 el proyecto ha sufrido múltiples retrasos. El pleno torreblanquí rechazó durante 2012 y 2013 tres recursos que dilataron su construcción. Una vez resueltos, el Ayuntamiento de Torreblanca requirió a la urbanizadora Torremar que realizara los trámites oportunos para dar inicio a la construcción.

«Al ver que pasaron los plazos legales, les llamamos y les dijimos que íbamos a proceder a retirarles la condición de agente urbanizador», dijo Peraire.

Este paso, según avanzó el alcalde, comportaría que la urbanizadora llevara el proyecto a los juzgados. «Como ya hicieron cuando les denegamos la sustitución de avales o la suspensión de las obras», afirmó Juan Manuel Peraire. Por ello, y ante el interés de ambas partes para que Doña Blanca Golf no se «paralice», Torremar ha remitido una proposición que consta de cuatro puntos clave que el consistorio deberá valorar. Su situación, en concurso de acreedores, ha hecho que no pueda llevar adelante el programa.

Por un lado, el Ayuntamiento de Torreblanca sería el agente urbanizador. «En esta caso podremos volver a licitarlo cuando se quiera», indicó Peraire. Además, el consistorio se quedaría en propiedad un total de 600.000 metros cuadrados de terrenos, correspondiente a la superficie en la que se iba a construir el campo de golf, y recibiría 1 millón de euros de Torremar que se destinarían al programa.

El cuarto punto es la retirada de los tres contenciosos que la urbanizadora abrió por la denegación de la suspensión por dos años el PAI, la sustitución de avales y la anulación de la adjudicación de las obras, al comprobar que la constructora que propuso Torremar tenía vinculación con una de las empresas que redactó el proyecto.

«Si se acepta la propuesta, el consistorio será el dueño del PAI», señaló Peraire.

Y es que, tal y como reconoció el alcalde, «ellos no quieren que esto se muera», en referencia a Torremar, cuyos socios poseen el 60 % de los terrenos de Doña Blanca Golf. De judicializar el proceso, indicó Juan Manuel Peraire, «podría paralizarse 8 o 9 años y, si viene algún inversor, no podríamos hacer nada». De ahí que Peraire dijera que, si se comprueba que todo «es favorable», la propuesta de Torremar será aceptada. Un juez determinaría la cantidad que el consistorio debería devolver por el aval de 8,3 millones de euros.

Reunión vecinal

Al tratarse de una decisión de «interés general», Peraire realizó la noche del pasado miércoles una reunión con cerca de 200 vecinos para exponerles la situación. Dijo que del PAI depende «el futuro turístico y económico de Torreblanca». Por ello, afirmó que la fecha en la que se podría adoptar una postura definitiva sobre esta propuesta es «lo menos importante. Primero hay que tener claro que todo está correcto».

Compartir el artículo

stats