Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El recibo de la luz supone ya el 50 % de los costes de los productores agrícolas

Los agricultores de Castelló estiman que la factura eléctrica alcanza los 250 euros por hanegada y el sobrecoste anual en la provincia es de 1 millón de euros

Agricultores de Castelló se manifestaron ayer en Valencia contra «el tarifazo eléctrico».

Agricultores de Castelló se manifestaron ayer en Valencia contra «el tarifazo eléctrico». pablo asensi

La Unió de Llauradors i Ramaders de Castelló se manifestó ayer ante la Delegación del Gobierno de Valencia contra el aumento del precio de la electricidad para los regantes y solicitó a todos los partidos políticos de Les Corts Valencianes que medien con el Gobierno para reducir una factura «desmesurada e insostenible».

Según los datos facilitados por el secretario general de la Unió de Llauradors en Castelló, Vicent Goterris, con el nuevo aumento de tarifas, la luz supondrá cerca del 50% del coste total de producción para los agricultores de la provincia.

Esta cifra se traduce en un gasto de alrededor de 250 euros de factura eléctrica por hanegada, frente a los 500 euros del coste global para el mantenimiento y explotación del cultivo para la misma superficie.

A juicio de Goterris, el Gobierno ha dado la espalda a los agricultores y, además, ha castigado a aquellos que siguieron las directrices de eficiencia en el uso del agua e invirtieron en sistemas de modernización del riego. «Es un aumento desmesurado que penaliza nuestro esfuerzo de gestión sostenible del agua, algo que se nos pedía desde el propio Gobierno y gracias a lo cual estamos ahorrando un 40% del agua, un recurso escaso y valioso. No tiene sentido que, ahora, los que hemos hecho las cosas bien tengamos que vernos castigados con una tarifa insostenible».

En suma, según la Federación Nacional de Regantes (Fenacore), el incremento del precio de la luz supondrá para los regantes de la provincia de Castelló un sobrecoste anual de cerca de 1 millón de euros, una cifra que en Valencia alcanzará 1,7 millones y en Alicante 1,5.

En términos proporcionales, la provincia de Castelló será la más afectada precisamente por su alto grado de implantación del riego automatizado por goteo.

Durante las manifestaciones de ayer, los labradores castellonenses también solicitaron la aplicación de un IVA reducido en el suministro eléctrico, tomando como antecedente el caso de Italia. «Por qué si también somos artistas, pero de la producción de alimentos básicos, no podemos acceder a un IVA de este tipo», manifestaron varios de los afectados en clara alusión a la decisión del ejecutivo de aplicar una reducción impositiva a la compraventa de objetos de arte.

De igual modo, hubo alusiones irónicas al «plan de modernización de regadíos más ambicioso diseñado en España y que ahora está hipotecando el futuro».

Compartir el artículo

stats