Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Archivan la denuncia contra el alcalde de Nules por su presunta «inacción» en el marjal

El juzgado número 2 de Nules sobresee la investigación por considerar que el caso ya está juzgado y se archivó en 2013

Archivan la denuncia contra el alcalde de  Nules por su presunta «inacción» en el marjal

Archivan la denuncia contra el alcalde de Nules por su presunta «inacción» en el marjal

El juzgado número 2 de Nules ha decidido archivar la denuncia presentada por el grupo Gecen y la asociación vecinal del marjal contra el alcalde de Nules, el popular Mario García y el primer teniente de alcalde y responsable de Urbanismo y Medio Ambiente, José Manuel Casaus, en la que se les acusaba de no haber adoptado «ninguna medida» para impedir la construcción de edificaciones ilegales desde mediados de 2007 en la zona del marjal Nules-Borriana. La jueza entiende que se debe sobreseer la causa al entenderse la excepción de «cosa ya juzgada». La denuncia también se hizo extensiva a diversos funcionarios del consistorio de Nules.

En este caso, la jueza entiende que el tema ya fue visto por el juzgado número 3 que incoó diligencias previas en 2008 en virtud de una denuncia formulada por la Fiscalía de Castelló por «los mismos hechos que son objeto de las presentes diligencias, es decir, la inactividad del Ayuntamiento de Nules respecto a las construcciones ilegales que se llevaron a cabo en el marjal de Nules». La jueza recuerda que en mayo de 2013 este juzgado ya «acordó el sobreseimiento libre de las actuaciones por no ser los hechos constitutivos de delito alguno» por lo que ahora la jueza estima que la cuestión ya ha sido juzgada y estima la petición de sobreseimiento de la denuncia.

El alcalde de Nules, Mario García, destacó tras conocer el auto que archiva la denuncia que «siempre» había tenido la conciencia «muy tranquila, porque se ha hecho todo dentro de la ley. Hemos tenido que vivir tres años muy duros, desde el punto de vista político, pero también personal, porque algunas personas y medios han aprovechado este tema para intentar desbancar al alcalde de Nules en los tribunales, al no poder hacerlo en las urnas».

García señaló que, por contra, se había sentido «muy apoyado por mi partido y por muchos vecinos de Nules, a pesar de que desde algunos sectores se ha querido sacar provecho de las diligencias previas, intentando sacar punta de la palabra imputado, aprovechando el momento político en el que nos encontramos», de hecho, señalaba que «han querido encasillarnos con la etiqueta de corruptos, cuando en este tema no se ha cometido ninguna ilegalidad por parte de mi persona, ni la de mi compañero del equipo de gobierno».

Fuera de la línea roja

A este respecto García quiso criticar «a todas las personas que han aprovechado la determinación del Partido Popular contra la corrupción a través de la conocida línea roja, determinación que comparto, pero que nada tiene que ver con este tema, para atacarme como alcalde identificándome con otros políticos corruptos cuyas causas están en los tribunales» por lo que señaló que le gustaría saber si «van a pedir perdón o qué van a hacer para compensarnos por todo el daño que han intentado hacernos en lo político y en lo personal, manchando indirectamente el nombre de Nules».

No obstante señaló que «lo importante» era que el proceso había acabado «como esperábamos, con la constatación pública de que no se ha hecho nada ilegal, más bien al contrario, hemos actuado con mucha transparencia desde el primer momento».

El consistorio está trabajando junto al de Borriana y la Generalitat Valenciana para cerrar un plan especial que permita a las viviendas legales que hay en la zona húmeda disponer de servicios sin afectar negativamente al entorno natural. El interés de varios vecinos de que este plan sirviera también de paraguas para las viviendas ilegales de la zona fue uno de los detonantes del enfrentamiento de parte de los propietarios con el consistorio de Nules.

Así, García recordó que todo se originó en 2005, cuando se judicializó esta problemática, y después, en 2007 «por intereses que no acabamos de comprender, se decidió denunciarnos en una estrategia sin sentido, porque nos encontramos acusados tanto por los que quieren que se derriben las viviendas, como las que querían defenderlas».

En cualquier caso, señaló que no se había podido «demostrar nada, porque no había nada, pues desde el gobierno que presido se ha trabajado con mucho tacto y prudencia este tema, pero sobre todo siempre dentro de la ley, tanto los políticos como los funcionarios».

Compartir el artículo

stats