Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vila-real mantiene bloqueada por la crisis la orden para unificar la imagen de las terrazas

El cuatripartito entiende que «no es el momento» de que los restauradores asuman el gasto necesario para ponerla en marcha

La actual coyuntura de crisis económica sigue manteniendo paralizada la ordenanza municipal que el equipo de gobierno cuatripartito de Vila-real comenzó a plantearse el pasado verano con la intención de unificar estéticamente las terrazas de los bares de la localidad. Ayer el edil de Economía, Pasqual Batalla, confirmó que el reglamento «sigue en stand by» y dijo que todavía no se han marcado un plazo para retomar la nueva ordenanza que, por ahora, sigue siendo un borrador.

Batalla explicó que este tipología de ordenamiento sobre la ocupación de la vía pública ya se ha aplicado en otros municipios aunque reconoció que «ponerla en marcha significaría que los restauradores tendrían que asumir cierta inversión que entendemos que todavía no es el momento», comentó.

El reglamento todavía vigente no contempla cuestiones en cuanto a la homogeneización visual de las terrazas, cosa que, aunque sigue en el tintero, «embellecerá la ciudad», indicó el edil.

La colocación de toldos y carpas ha experimentado cierto auge en los establecimientos de la ciudad. Y es que, a la demanda del público fumador se suma el aprovechamiento del espacio que, en los últimos años, están rentabilizando los comercios dado que, bien acondicionadas, las terrazas se llenan casi en cualquier época del año.

Mercado ambulante

Lo que también sigue en el aire es la solución para ubicar a los vendedores del mercado ambulante de frutas y verduras. El emplazamiento, que se está estudiando si mantenerlo en la avenida Cardenal Tarancón o acercarlo al mercado de la ropa y complementos, ha suscitado disparidad de opiniones dentro del propio colectivo de mercaderes.

Mientras unos sí que estarían dispuestos a desplazarse, otros prefieren quedarse donde están por motivos de comodidad en el aparcamiento. Ayer el portavoz del Partido Popular, Héctor Folgado, exigió una solución y, en caso de formar parte del próximo ejecutivo local, prometió «ofrecer la solución que menos moleste a los vecinos porque no es cómodo tener una parada en la puerta de casa», apuntó.

Compartir el artículo

stats