Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Fabra es reservado, si me ofreciera ir en la lista le pediría unos días para pensármelo»

El conseller de Sanidad, Manuel Llombart, todavía no sabe qué le diría a Alberto Fabra si el presidente de la Generalitat y candidato del PP le pidiera, como viejos amigos que son, que le acompañara en la nueva travesía.

¿Ha hablado con Fabra de la posibilidad de ir con él en la lista autonómica?

Lo primero es que me lo ofrezca pero de momento hasta el 24 de mayo yo tengo que trabajar para que la sanidad valenciana funcione.

¿Le haría ilusión?

No me he puesto a pensar en esto. Si me lo ofreciera y dijera que sí sería entrar en un cambio radical de vida. Llevo dos años y medio en la conselleria y una nueva perspectiva vital..., no sé porque el presidente es muy reservado. Si me lo ofreciera le pediría unos días para pensármelo porque la decisión es si quiero que mi vida siga cambiando.

¿Está contento de su dedicación como conseller en estos dos años y medio?

Se aprende mucho, ves las cosas de otra forma, con otra perspectiva. En estos dos años y medio he ido creciendo y todavía me queda muchísimo recorrido por aprender. Yo soy muy cartesiano y cuando me propuso ser conseller de Sanidad sabía que era para lo que quedaba de legislatura, si el presidente quiere ofrecerme algo, me lo volvería a pensar porque sería para un periodo más largo.

Hay muchos políticos que quieren repetir para acabar «su obra». ¿Es su caso?

Es verdad que siempre da la sensación de que quedan muchas cosas por acabar pero también hay que tener en cuenta lo que supone acabar esas cosas a nivel de la perspectiva de vida.

Acaba la legislatura inaugurando hospitales.

Los tiempos han venido así, eran obras que se iniciaron hace tiempo y que se tuvieron que parar por motivos que todos conocemos, decidimos que las circunstancias permitían reiniciar esas obras, y los tiempos han hecho que ahora las pongamos en funcionamiento.

Se le acusa de precipitación y electoralismo en la inauguración del hospital de Llíria.

Se ha abierto con un plan funcional al 50 % y antes de que termine el mes estará al 100 %, por lo tanto yo creo que poner un hospital al 100 % no tiene nada electoral, al revés.

Muy pronto también se inaugura el de Gandía.

Es distinto, el de Llíria es nuevo y el de Gandía sustituye a la estructura del Francesc de Borja que está operativa.

El traslado será a final de mes.

Estamos trabajando para que en el plazo de un mes esté en funcionamiento y se pueda trasladar la actividad.

Eran hospitales proyectados hace muchos años.

El hospital de Llíria está en un departamento que tiene 310.000 personas atendidas que todas referían a un único hospital, el Arnau, y que geográficamente es muy amplio pues llega hasta el Rincón de Ademuz, por lo que tener una estructura a mitad era necesario. Con este hospital hemos conseguido que 85.000 refieran al hospital de Llíria, desahogamos la estructura del hospital Arnau y generamos un mejor servicio.

¿Cómo se encuentra el plan de la vieja Fe y el Arnau de Vilanova?

El Arnau es una estructura del año 66-67 que hay que ir adecuando a las nuevas necesidades. Tenemos un solar asistencial que ocupaba La Fe de Campanar y la idea era clara, estamos a mil metros en línea recta entre el Arnau actual y los solares de La Fe de Campanar y se trata de hacer una nueva estructura, un nuevo hospital en esa ubicación que permita dar un servicio más amplio a los ciudadanos e incorporar un reivindicación histórica, como es la Obstetricia y la Pediatría. A lo largo de marzo o abril saldrá a licitación el proyecto de demolición de los edificios de La Fe de Campanar y el proyecto de construcción del nuevo hospital.

¿Qué opina del plan del Ministerio de Sanidad de que cada autonomía pague los tratamientos para la hepatitis C?

Las competencias están transferidas y la asistencia depende de cada autonomía.

Supone un sobrecoste.

El 14 de enero, en un Consejo Interterritorial se acordó elaborar un Plan Nacional contra la Hepatitis C. En un par de semanas tuvimos el documento y hay que decir que es un plan tremendamente ambicioso, quizá nos hayamos convertido en un país pionero en la lucha contra esta enfermedad porque los enfermos con hepatitis C crónica y con un daño hepático tipificado desde F2 hasta F4, los pretrasplantados y los postrasplantados reinfectados están todos incorporados con tratamientos que aparecieron en agosto de 2014. Lo primero es que se abre una expectativa de vida y un cambio radical para las personas en estadios avanzados. Estamos hablando de una enfermedad que afecta a 9.800 valencianos de los cuales 6.500 se acogerán al plan.

¿Cómo lo van a pagar?

Nos preocupa porque estos nuevos antivirales tienen un coste elevado. El lunes pasado nos reunimos en el Ministerio de Sanidad con representantes de Hacienda y nos dijeron que se habían negociados parámetros con los laboratorios como el techo de gasto, el riesgo compartido, y el diferimiento en el gasto que nos permitían asumirlo, y que el gasto añadido sobre lo presupuestado para esta enfermedad no computaría como déficit para la comunidad y que a nivel financiero se pagaría vía FLA, por lo cual diferiríamos en diez años, que son las condiciones de devolución del FLA con un interés cero, el pago de estos nuevos antivirales.

Compartir el artículo

stats