Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mesón del Vino en versión reducida

El tradicional recinto se estrena en la plaza de la Muralla Liberal con doce bodegas de Castelló

Mesón del Vino en versión reducida

Mesón del Vino en versión reducida

Los mesones gastronómicos son uno de los puntos de atracción de las fiestas de la Magdalena. Ya sea en una u otra ubicación o con más o menos dimensiones, pero suelen congregar cada año a cientos de personas. Así se pudo comprobar ayer en el Mesón del Vino, que estrenó emplazamiento en la plaza de la Muralla liberal y formato -una carpa con una barra en forma de elipse en su interior-.

«Ha sido un éxito, el sitio es más ameno que el año pasado y ha habido lleno total», destacaron fuentes de la Indicación Geográfica de Castelló. La organización ha acercado el emblemático mesón al centro de la ciudad tras estar dos años en el antiguo mercado del Lunes y anteriormente, durante dos décadas, en el bulevar Blasco Ibáñez. Es un modelo más reducido y dista de la estructura de casetas del mesón de Blasco Ibáñez. La novedad ha empezado parece que con buen pie. Participan doce bodegas de Castelló y ofrece una opción más tradicional frente a las multitudinarias opciones de años anteriores ejercicios. Pero la afluencia no mengua y los castellonenses coparon ayer tanto el interior de la carpa como las calles de alrededor.

Mesón de la tapa

También abrió sus puertas, al mediodía, la XV edición del Mesón de la Tapa y la Cerveza en la plaza de España, y desde el primer minuto atrajo a decenas de personas.

Por último, la explanada del viejo mercado del lunes inauguró por segundo año consecutivo la «carpa alemana» de «Magdalena Beerfest».

Compartir el artículo

stats