Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El presupuesto incrementa las ayudas sociales y baja la inversión

El bipartito reduce un 55 % la amortización de la deuda y crea once plazas de funcionario para atender las nuevas necesidades La reforma de Huerto Sogueros es la única gran obra que se mantiene

El presupuesto incrementa las ayudas sociales y baja la inversión

El presupuesto incrementa las ayudas sociales y baja la inversión

«Todo parece imposible hasta que se hace». Con una cita del expresidente sudafricano, Nelson Mandela, empieza la alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, la memoria de los presupuestos municipales de 2016. La crisis económica fundamentan, según la primer edil, las primeras cuentas del ejecutivo progresista. La amortización de deuda cae un 55 % y las inversiones un 30 %, mientras las ayudas de emergencia social para personas vulnerables aumentan un 38 % y ascienden hasta los 2,2 millones.

«El proyecto de presupuesto se enmarca en el contexto económico y huye de la falta de realidad de las cuentas de ejercicios anteriores», subraya la alcaldesa. Como ejemplo, dejan de vincularse inversiones a la venta de suelo municipal, una fórmula que nunca llegaba a ejecutarse pero que engordaba el presupuesto cuando se presentaba. El programa de 2016 ha sido consensuado entre el ejecutivo y el socio preferente de Castelló en Moviment, con lo que será aprobado en el pleno del 17 de diciembre sin problemas.

El margen del ayuntamiento es limitado, ya que el 66 % de los 159 millones de presupuesto está comprometido en los salarios del personal (52 millones) y en el coste de las contratas públicas (52 millones). En estas condiciones, el esfuerzo municipal se ha centrado en las políticas sociales. En prestaciones económicas individualizadas se destinan 2,2 millones frente a los 1,8 de 2015. Por primera vez se incluyen ayudas de «pobreza energética», que financian los impagos de los hogares vulnerables. Luego se prevén otros 6 millones en diferentes programas que impulsan los servicios sociales, de los que el 12 % dependen de la Generalitat. En materia laboral, el ejecutivo ha reservado 300.000 euros para activar el Plan Local del Empleo, que coordinará todas las acciones que se emprendan en la ciudad desde el consistorio y el Servef.

Las inversiones se sitúan en los 6,6 millones de euros. Recogen 50 actuaciones que quedan ligadas a recursos ordinarios y a transferencias del Consell. La mayoría son renovaciones urbanas, mientras las de mayor renombre, como la reforma del edificio de Huerto Sogueros o la canalización de la Primera Travessera en la Marjaleria, son financiadas en buena parte por la Generalitat. El equipo de gobierno priorizará reformas de calles y mobiliario urbano y obvia obras estrella de épocas pasadas. Hay 1,6 millones para presupuestos participativos o 500.000 euros para un plan re reforma de espacios urbanos. También crecen las partidas de algunas concesiones como el de limpieza. El gasto de bienes y servicios sube un 7, 8 %.

El presupuesto de personal aumenta un 4,52 %, aunque el de la corporación municipal desciende un 11 % por el recorte de salarios del equipo de gobierno. En este caso, el ayuntamiento crea 11 nuevas plazas de funcionario (un técnico de planificación económica, un técnico lingüístico, tres auxiliares sociales, cuatro mediadores culturales, un intérprete de signos y un celador), y amortiza dos.

Los gastos financieros disminuyen un 55 %. La deuda municipal a largo plazo se sitúa en los 82 millones de euros, a los que hay que sumar otros 11 que se deben al Estado.

Compartir el artículo

stats