30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista José Benlloch, alcalde de Vila-real

«Para Vila-real estabilidad significa una mayoría absoluta del Partido Socialista»

«El cambio de 2011 en la ciudad va a continuar, pero no vamos a renunciar a soñar la Vila-real de 2030»

«Para Vila-real estabilidad significa una mayoría absoluta del Partido Socialista»

«Para Vila-real estabilidad significa una mayoría absoluta del Partido Socialista» Paco Poyato

José Benlloch (Vila-real, 1974) aspira a mantener la mayoría absoluta tras ocho años como alcalde de Vila-real.

Repite que Vila-real necesita estabilidad. ¿A qué se refiere?

Sin lugar a dudas, con estabilidad me refiero a mayoría absoluta. Creo que la política ha cambiado mucho y lo que antes era un valor, que era la diversidad y la pluralidad de partidos, aunque creo que en el ámbito parlamentario aporta más, pero en el sentido local, cuando se vota se hace para cuatro años y no hay marcha atrás y a veces te encuentras que un partido con un concejal puede exigir la alcaldía o puede forzar a hacer chantaje permanente y que no salgan proyectos porque su interés sea el de partido, en otro ámbito como sea Madrid o València. Vila-real es un avión con mil proyectos en marcha y que hemos demostrado, y yo he demostrado, que tener mayoría absoluta no significa imponer nuestras ideas. No tengo ninguna duda que para Vila-real, que es un avión en marcha, la estabilidad quiere decir mayoría absoluta. Yo no quiero pensar en el proyecto del millón de metros cuadrados que hay enfrente de Porcelanosa y un debate con un lío de partidos para ver qué hacemos en un futuro, porque estaríamos ocho o diez años para decidir qué hacemos.

Con el peligro de un concejal que pueda bloquear, ¿se refiere a VOX?

Vamos ha ver; hay una operación en Vila-real que cada vez está más clara en la que hay un bloque de partidos que pueden llegar al gobierno de Vila-real sumando los tres, VOX, Ciudadanos y Partido Popular. Solo hay que ver el tono de la campaña de los tres, todos contra mí y contra lo que ha hecho este gobierno y sin embargo, el otro bloque no genera esa distorsión, esa arritmia política. Ciudadanos y el PP han dejado muy claro que no les interesa el Hostal del Rei. Yo he parado una especulación y una venta y si llegan ellos, quitarán la demanda y dejarán que se expolie un Monumento Nacional y un patrimonio de la ciudad. No estaban de acuerdo en el Gran Casino, pues igual paran las obras y lo ponen a la venta...pueden hacer muchas cosas y si el Hostal del Rei vale el doble a día de hoy, imagínese el Gran Casino.

¿Se mantiene la lealtad con Compromís?

A día de hoy, sí. No tiene nada que ver de cara a las empresas locales y de fuera, de cara a los inversores, de cara a los 65 convenios con la alianza con la sociedad civil...tener una mayoría absoluta en un momento en el que Vila-real va como una moto, líder en innovación, líder en creación de empleo, líder en inversiones, con no ser tolerante y leal con los que son socios de gobierno. El cambio de 2011 va a continuar, pero no vamos a renunciar a soñar la Vila-real de 2030.

Quiere modificar la plaça Major, pero ¿hacia qué proyecto?

Lo que queremos tener y compartir con la sociedad es qué proyecto haríamos si tuviéramos los fondos. Eso es lo primero que tienes que tener, la idea. Si la tenemos, igual encontramos recursos. Se están negociando los fondos Feder 2021-2030 y a lo mejor podemos tener dos o tres millones e iniciar la plaça Major. Pero que hay que ir trabajándolos ya; si no empezamos, no lo haremos y evidentemente no queremos esa plaza para este pueblo. Ni la queremos nosotros ni la quiere el pueblo. Y para eso lanzamos también el foro Vila-real 2030. Nosotros queremos tener un diálogo permanente y estructurado con la sociedad de Vila-real; una ciudad de cambio, que cada día tiene un reto diferente, firmamos con Huawei y hoy está en crisis...

Por cierto, ¿cómo afecta al proyecto el veto de Google?

Pues no supone un problema para la ciudad, seguro. El gigante chino sabrá competir contra las locuras de Trump y de un gobierno norteamericano que nos está poniendo al pie de los caballos con nuestra cerámica, nuestra industria y ahora faltaba también un conflicto internacional desde el punto de vista del comercio o a la mayoría de los móviles que hay en España y hacerlos inútiles en un periodo de tiempo. No pasará, porque estoy convencido que Huawei tendrá sus sistemas operativos y ha trabajado en ese escenario.

La estructura del equipo es casi la misma que en 2011, ¿puede haber cierto desgaste?

Sí, pero, ¿por qué tiene que haber un desgaste? Yo lo veo absolutamente al contrario. Bauman decía que liquidamos las cosas demasiado rápido y que esto es un problema endémico de la sociedad actual porque nada se crea, todo requiere de un trabajo y un esfuerzo. ¿Sabe lo difícil que es que los vecinos, las empresas, adquieran confianza suficiente para trasladarte sus problemas y confiarte sus proyectos ilusionantes y poner dinero para hacerlos? Nosotros el éxito que hemos tenido ha sido saber entender y canalizar esa energía. Estamos en un nivel de locura colectiva en liquidar las cosas de una manera rápida que hacemos un daño a la buena gestión y a la eficacia que no tiene nombre. El PP estuvo 20 años y ¿nosotros vamos a estar quemados en 8? Yo quería cierta renovación, pero evidentemente no quiero a nadie que no conozca la casa en estos momentos que el avión va en marcha.

¿Por qué surge ahora el problema con las tascas de Vila-real?

No es una casualidad que el día de Sant Pasqual, en plena campaña, se haga público y se presente la querella. Es un conflicto que llevamos dos años, que está en otras ciudades, y que no se le ha ocurrido a nadie nunca poner de delincuente al alcalde, a la concejal de Policía a diez días de las elecciones. Hay intereses ocultos, algún día se sabrán, y yo he denunciado que se ha podido cometer un posible delito electoral.

¿Qué hubiera podido hacer el ayuntamiento para evitarlo?

Nada. El PP ha estado gobernando 16 años y no ha hecho ninguna ordenanza de tascas ni nada parecido. Con el PP Vila-real era una ciudad triste que nos íbamos a otros lugares de tascas y de tardeo y ahora ¿vienen a explicar qué harían ellos? Están en la oposición cuatro años, saben del conflicto, y yo no he visto ninguna propuesta de ordenanza.

Compartir el artículo

stats