Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presión vecinal paraliza la obra de restauración de la Iglesia de Artana

El Obispado denuncia «amenazas y coacciones» por tapar los vestigios históricos de la fachada con la obra

La presión vecinal paraliza la obra de restauración de la Iglesia de Artana

La presión vecinal paraliza la obra de restauración de la Iglesia de Artana

Un grupo de vecinos de Artana ha logrado paralizar las obras de restauración de la Iglesia Parroquial, al no estar de acuerdo con que el proyecto que iba a lucir con mortero las fachadas y luego pintarlas de blanco, ocultando piedras, trazas y vestigios, que han aparecido al ser limpiadas.

Aunque la fábrica del actual templo es del siglo XIX, éste se asentó sobre otro anterior, tardomedieval, que a la vez aprovechó solar y paredes de la mezquita árabe de la población. Como testimonio hay una lápida musulmana, que estaba ubicada en la antigua iglesia con la inscripción «Esta piedra la alzó el valeroso Alí Zobei. Dios es Alá y Mahoma su profeta».

El Obispado y la Parroquia, con dinero propio, tenían un proyecto de restaurar el templo con todas las autorizaciones municipales y de la Conselleria de Cultura -al ser Bien de Relevancia Local- y en el proceso de limpieza han aparecido trazas y vestigios de las antigua construcciones que quedarían ocultos. Eso ha provocado una fuerte oposición por un grupo de personas que terminaron por bloquear la restauración exterior.

La Asociación Cultural «Amics d'Artana/Artanapedia» ha realizado durante meses acciones de protesta contra estas obras que han derivado en reuniones con el Obispado y con Cultura. El pasado día 20 de julio esta protesta se vio agravada por actos increpantes, coactivos y amenazantes hacia los encargados de las obras y se denunció a la Guardia Civil. Mientras, el Obispado de Segorbe-Castellón se reitera en su proceder en la rehabilitación parroquia aunque paralizó las obras «hasta que la autoridad civil asegure los trabajos en condiciones de seguridad para las personas, ante las amenazas y coacciones recibidas».

Los vecinos quieren la conservación de la fachada de piedra cara vista, que no se oculte con mortero y cal, donde destacan una serie de elementos arquitectónicos de interés: dos ventanas y oberturas junto al campanario, una arcada de medio punto, una arcada ojival, un arco circular rebajado, otras dos ventanas, piedras sillares en esquina, contrafuertes, etc.

Los vecinos llegaron a poner el asunto en manos del Consell Valencià de Cultura que concluyó que los más conveniente era «renunciar» al mortero que taparía los elementos presentes y abogaron por «una veladura de producto consolidante que no altere la lectura de las bien diversas etapas de construcción del muro».

Compartir el artículo

stats